La influencer Ana Emilia deja atrás sus juguetes para crecer

Ana Emilia no tiene pena al hablar de los juguetes que, a sus 15 años, aún conserva de su infancia. Es más, orgullosa, dice tener casi 70 de aquellos que mostró al público hace más de un sexenio y que la catapultaron al reconocimiento mediático.

“Muchas personas dicen: ‘soy adolescente y hay que tirar todo’. Yo no. ¿Por qué decirle adiós al 100% a eso?, cuando por esa etapa, llegué a la que tengo actualmente”, dice.

¿Extraña algo de esa época, cuando por diversión tomó un celular y comenzó a subir videos de su figuras, como los Ksi Meritos?. La sinaloense mira brevemente hacia su izquierda, meditando la respuesta.

“Por un día ser más pequeña, claro que sí”, dice a los pocos instantes.

Si usted no conoce a Ana Emilia, puede decirse que está fuera de las tendencias. Es ahora una de las influencer juveniles mexicanas con mayor presencia en redes: suma 2.1 millones de seguidores en Instagram y en YouTube contabiliza seis veces más, superando los 13 millones de suscriptores.

Su contenido va desde la conversión de su casa en una disco de los 70’s, pasando por la visita a un panteón, hasta una permanencia de 24 horas en una casa del árbol, sin descuidar algún concierto ofrecido.