Una apuesta por la disrupción es la Trienal de Tijuana: Internacional Pictórica

La segunda edición propone un acercamiento diferente a la pintura desde las técnicas contemporáneas

Sin perder su esencia, la pintura puede ser disruptiva, metamórfica, controvertida, experimental, resurgente; y también puede expresarse como una manifestación visual, táctil, auditiva, estática o dinámica. Esta nueva forma “expandida” de acercarse a la pintura, lejos de la concepción clásica o tradicional, es la que propone la Trienal de Tijuana: Internacional Pictórica, que acaba de lanzar la convocatoria para su segunda edición.

Con un premio de adquisición de un millón de pesos, para el primer lugar, y dos menciones honoríficas de 250 mil pesos cada una, este encuentro recibió en su primera edición, realizada en 2019, unas 600 propuestas competidoras de 22 países; y un comité curatorial seleccionó las 145 piezas que integraron una exposición.

“Es un proyecto que ideó el maestro Álvaro Blancarte (1934 – 2021); él ya no alcanzó a inaugurar, pero sí supervisó el proceso de selección y las obras que estaban en la ruta preliminar. Estuvo acompañado por Roberto Rosique y Heriberto Yepes, ellos lo diseñaron conceptualmente”, explica en entrevista Vianka Robles Santana, directora del Centro Cultural Tijuana.

La promotora cultural detalla que el premio es uno de los más atractivos del país. “El recurso sale de todo lo que recortamos: suspendimos la totalidad de gastos de representación, celulares para empleados y todas las cosas que no tienen por qué estar ahí y que quitarlas no afecta nuestra atención a los artistas y los proyectos sustantivos. Y lo apostamos a esto”.