Se desatan disturbios en Kazajistán por alza de combustible; declaran emergencia

Se desatan

Kazajistán declaró este miércoles el estado de emergencia en la capital, su ciudad principal y las provincias, después de que manifestantes irrumpieron e incendiaron edificios públicos, en los peores disturbios que se viven en más de una década en el férreamente controlado país.

La renuncia del gabinete no logró aplacar la ira de los manifestantes, que salieron a las calles para protestar por el aumento del precio del combustible desde el comienzo del año.

Aunque los disturbios fueron provocados por el alza del precio, había señales de demandas políticas más amplias en un país que sigue bajo la sombra del gobierno de una sola persona durante tres décadas.

Nursultan Nazarbayev, de 81 años, asumió el cargo como presidente de la exrepública soviética en 1990 y no lo abandonó hasta 2019, aunque retuvo su autoridad como jefe del partido gobernante y de un poderoso consejo de seguridad.

Las protestas comenzaron el domingo tras el aumento de los precios del gas y se extendieron el martes por la noche a Almaty, capital económica del país, cuando cerca de 5 mil personas se congregaron y fueron dispersadas por la policía.

El actual presidente de Kazajistán, Kassym Jomart Tokayev, prometió este miércoles una respuesta “firme” ante las protestas

Un bloguero kazajo transmitió en directo a través de Instagram un incendio en la oficina del alcalde de la principal ciudad, Almaty, mientras se oían lo que parecían disparos en las inmediaciones.

Videos publicados en internet también mostraban un incendio en la cercana oficina del fiscal.

Más temprano en el día, periodistas vieron a miles de manifestantes avanzando hacia el centro de Almaty, algunos de ellos sobre un gran camión. Fuerzas de seguridad pertrechadas con cascos y escudos antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

Saqueos y enfrentamientos

El jefe policial de la ciudad dijo que Almaty estaba bajo un ataque de “extremistas y radicales”, que habían golpeado a 500 civiles y saqueado cientos de negocios.

Un decreto presidencial anunció un estado de emergencia de dos semanas y un toque de queda nocturno en la capital Nur-Sultan, bautizada así en homenaje al expresidente. Se refirió a una “amenaza de seguridad grave y directa a los ciudadanos”.

También se declararon estados de emergencia en Almaty y en la provincia occidental de Mangistau, donde comenzaron las protestas.

Internet y los teléfonos móviles quedaron bloqueados durante la jornada ante la propagación de los disturbios.

Netblocks, un sitio que supervisa la conectividad mundial a internet, dijo que Kazajistán estaba “en medio de un apagón de internet a escala nacional”.

Las protestas son poco comunes en Kazajistán, un país autoritario donde cualquier concentración debe contar con la autorización previa de las autoridades.