Persecución a soldados en Michoacán concluyó en destrucción de drogas

El bloqueo fue con personal desarmado, no había una agresión armada, no había por qué responder con la fuerza, señaló el titular de la Sedena.

La persecución de un grupo de soldados de la Defensa Nacional por parte de integrantes de bandas del crimen organizado formó parte de un operativo de localización, destrucción y desmantelamiento de laboratorios de elaboración de drogas sintéticas y de plantíos de mariguana, informó el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval.

En la rueda de prensa presidencial, en Apodaca Nuevo León, Sandoval explicó que durante recorridos por Tumbiscatío, Michoacán, se detectó actividad inusual por parte de pobladores desde el sábado 7 de mayo, y se tuvo noticias de la existencia de laboratorios y plantíos de mariguana.

“El día 10, cuando están realizando actividades, hacen un movimiento para trasladarse a otras áreas, reconocerlas y posteriormente trasladarse a sus instalaciones, ubican dos bloqueos, el primer bloqueo en Potrerillo de Coria, de gente desarmada, no había ningún civil armado, lo rodearon y siguieron su camino. En Cuatro Caminos ubican otro bloqueo, con personal desarmado, también lo evaden al ver que representaba un peligro para el personal, no había una agresión armada, no había por qué responder con la fuerza”, puntualizó el secretario.

Insistió en que en ambos bloqueos hubo población de comunidades cercanas que fueron las que “convencidos u obligados” por los grupos de crimen organizado buscaban proteger los laboratorios y sembradíos de drogas.

Ante el despliegue de la población detectado en Michoacán, se determinó que había más instalaciones y sembradíos de los detectados en un inicio.

“De tal manera que se organiza una fuerza el miércoles 11 integrada por 106 elementos de la Guardia Nacional, 352 de Ejército y Fuerza Aérea, 12 de la Fiscalía General de la República, 42 de la policía michoacana”.

“En total, 512 elementos conforman la fuerza para operar en esa área que repito, identificamos que algo se estaba ocultando, que algo buscaba esa base social, buscaba que no entráramos a realizar nuestra tarea”, sentenció.

Tras realizar inspecciones en Tumbiscatío, Mujica y La Huacana, se detectaron y destruyeron un total de cinco laboratorios clandestinos, donde se encontraban nueve reactores, 10 condensadores, y 19 plantíos de mariguana.

Con estas acciones se logró evitar 13.6 millones de pesos de afectación en plantíos de mariguana, y se evitó la distribución de 4 millones de dosis de esa droga; en tanto que en los laboratorios se podrían haber producido 13 millones de dosis de metanfetaminas mensuales, y se calcula en 3 mil millones de pesos las pérdidas para las bandas criminales.