Niegan que haya orden de aprehensión contra Mónica Rangel

  • Gobierno no ha interpuesto denuncia, asegura Gallardo
  • Federación observó malos manejos en la SES, señala

El proceso penal en desarrollo contra la extitular de los Servicios Estatales de Salud, Mónica Rangel, no es derivado de alguna denuncia que haya interpuesto en su contra la actual administración estatal; afirmó el gobernador del Estado, Ricardo Gallardo Cardona, quien explicó que fue la Federación quien, en su momento, observó un manejo irregular de recursos públicos por más de mil millones de pesos.

El mandatario Ricardo Gallardo, explicó que su gobierno no ha presentado todavía ninguna denuncia en contra de ella por las irregularidades que pudieran existir en su administración, sobre todo por aquellas que pudieran relacionarse con posibles malos manejos de los recursos públicos, aunque reconoció que todavía se están analizando algunas posibles denuncias que se podrían presentar ante la autoridad competente en los próximos días.

Cabe recordar que, al inicio de la actual administración estatal, el propio gobernador señaló que la “Herencia maldita”, en franca alusión a la anterior gestión estatal, había dejado varias irregularidades que fueron detectadas y que e incluso pudieron ser cometidas en el Sector Salud. En ese sentido, reiteró que cualquier proceso que se siga en ese caso, será un tema que corresponderá atender a la Fiscalía General del Estado.

Sobre este tema, el fiscal general José Luis Ruiz Contreras negó tajantemente que la institución a su cargo haya emitido o cuente con una orden de aprehensión en contra de la exsecretaria de Salud del sexenio pasado, Mónica Rangel, pero aclaró que se procederá en caso de que las autoridades responsables de auditar estos temas detecten alguna anomalía.

La extitular de los Servicios Estatales de Salud y excandidata a la gubernatura por el partido Movimiento de Regeneración Nacional, Mónica Rangel tramitó recientemente un amparo contra una orden de aprehensión liberada por una autoridad judicial. Entre las supuestas irregularidades se detectó, la compra de medicamento caduco o inexistente, pagos a sobreprecios o en la contratación anómala de servicios e incluso mediante empresas fantasma.