Lo condenan a muerte por llevar El Juego del Calamar a Corea del Norte

Un hombre norcoreano fue condenado a muerte por contrabandear copias de la serie El Juego del Calamar, un fenómeno viral desde su estreno.
Juego del Calamar

Condenan a muerte a hombre por distribuir el “Juego del Calamar” ilegalmente.

Recientemente, la serie sigue dando de qué hablar, pero no por su contenido en sí mismo, sino porque un hombre norcoreano fue condenado a muerte por ‘contrabandear‘ una copia de la serie de Netflix “El Juego del Calamar”, mientras que otras personas involucradas fueron condenadas a cadena perpetua y trabajos forzados

Un hombre de Norcorea fue condenado a muerte por distribuir copias de la serie “El Juego del Calamar” (Squid Game) de Netflix.  

De acuerdo con varios informes, su ejecución la llevará a cabo un pelotón de fusilamiento. De igual forma, otros involucrados en el contrabandeo de la serie fueron condenados a cadena perpetua y trabajos forzados por ver el programa ilegalmente.  

Distribuyen El Juego del Calamar en memorias USB  

Radio Free Asia informó que el contrabandista adquirió una copia del programa en China y se la llevó consigo a Corea del Norte, donde supuestamente las vendió a través de unidades flash USB.

De igual forma, un estudiante de secundaria que compró una unidad que contenía el programa recibió una sentencia de cadena perpetua, según Radio Free Asia, citando fuentes dentro del país. 

Asimismo, otros seis estudiantes de secundaria que vieron la serie también fueron condenados a cinco años de trabajos forzados, informó la RFA.  

El medio señaló, además, que los maestros y los administradores de la escuela de los chicos, fueron expulsados y enviados a trabajar en las minas como castigo

“Todo esto comenzó la semana pasada cuando un estudiante de secundaria compró en secreto una unidad flash USB que contenía el drama de Corea del Sur Squid Game y lo vio con uno de sus mejores amigos en clase”, dijo una fuente de la policía al Servicio Coreano de RFA.  

“El amigo le dijo a varios otros estudiantes, que se interesaron, y compartieron la memoria USB con ellos. Fueron capturados por los censores en 109 Sangmu, quienes habían recibido un chivatazo”, dijo la fuente. 

Ciudadanos sumidos en el miedo por represalias gubernamentales  

Se trata de la primera ocasión en la que el gobierno de Corea del Norte castiga a menores bajo una ley que penaliza la distribución, observación o retención de medios de comunicación de países capitalistas como Corea del Sur y Estados Unidos, agregó la RFA. 

“Los residentes están sumidos en la ansiedad, ya que los siete serán interrogados sin piedad hasta que las autoridades puedan descubrir cómo el drama fue introducido de contrabando con la frontera cerrada debido a la pandemia de coronavirus”, dijo la fuente al portal de noticias. 

“El gobierno se está tomando este incidente muy en serio, diciendo que se está descuidando la educación de los estudiantes“, dijo el informante de RFA. 

Las autoridades ahora han comenzado a asaltar los mercados de dispositivos de almacenamiento de memoria y CD de video que contienen medios extranjeros, dijo a RFA un residente de la provincia. 

“Todos los residentes están temblando de miedo porque serán castigados sin piedad por comprar o vender dispositivos de almacenamiento de memoria, sin importar cuán pequeños sean”, dijo otra fuente. 

Uno de los estudiantes se salió del apuro gracias a padres ricos que pagaron un soborno de 3 mil dólares informó el medio.