El miedo a Cuauhtémoc

Desconocemos si la PGR investigará la posible conducta delictiva de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, dirigente del PRI en el Distrito Federal con licencia pirata.
Debería hacerlo, pues desde el pasado jueves cuenta con el testimonio directo de una sobreviviente de la red de explotación sexual que operaba desde la sede del PRI en la capital de la República.
La PGR levantó un acta ministerial. El problema es que la denunciante no la firmó.
Habría que ver si no la firmó porque no la quiso firmar, porque se le olvidó o porque de plano no sabía que la tenía que firmar. Y desde luego, nadie le dijo que era necesario que firmara esa acta.
En su declaración, la joven señala directamente como involucrados en la red de trata a varios incondicionales de Cuauhtémoc, como el diputado local Tonatiuh González Case y el ex diputado Israel Betanzos Cortés.
La joven, identificada solo como Adriana, detalla el modus operandi de Cuauhtémoc Gutiérrez y asegura que sus operadores reclutaban mujeres de otros países, en especial de Cuba, las cuales eran sumadas a la red de explotación sexual.
El escándalo podría alcanzar al actual dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, quien es mencionado en la declaración, que hizo pública el diario digital SinEmbargo.
Según Adriana, Gutiérrez de la Torre aprovechaba los actos del PRI para repartir entre dirigentes, diputados y senadores tarjetitas con el emblema del PRI y la leyenda Escorts Ejecutivas, con las cuales promovía los servicios sexuales.
Era común, dice la joven, que los diputados, senadores y dirigentes salieran de los eventos con una o varias edecanes.
Y afirma textualmente: “Cuando había eventos era cuando salían las tarjetas. Por ejemplo, en el Día de las Madres invitaron a César Camacho y a varios importantes priistas y les repartían. Todos están enterados”.
Desde luego que se trata de un testimonio que no debe tomarse como válido a priori, pues todas las imputaciones y señalamientos deben quedar acreditados mediante otras actuaciones como parte de una investigación.
El problema es que nada garantiza que la PGR abra una investigación a partir de este testimonio, pues la aclaración de que la víctima no firmó el acta suena como a un anuncio de que no será tomada como válida.
¿Por qué el gobierno federal emanado del PRI y la dirigencia nacional de este partido tratan con tanta delicadeza a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre?
El titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, debe estar al tanto de la conducta posiblemente delictiva de Cuauhtémoc, pues de agosto a noviembre del 2011 fue delegado especial del CEN del PRI en el Distrito Federal.
Murillo renunció a ese cargo precisamente por la hostilidad con que fue recibido por Gutiérrez de la Torre, quien, sin tener en ese momento formalmente el cargo de dirigente del PRI local, controlaba todas las estructuras de este partido.
De algo o de mucho debió enterarse Murillo, quien, inteligentemente, renunció al cargo y tomó distancia del PRI-DF controlado por Cuauhtémoc.
La dirigencia nacional del PRI de entonces, encabezada por Humberto Moreira, solapaba todo lo que hacía Cuauhtémoc, como lo solaparon dirigentes anteriores y posteriores a Moreira.
A raíz del actual escándalo, han sido pocas las voces priistas que han condenado el comportamiento de Gutiérrez de la Torre, entre ellas las de los coordinadores del PRI en el Congreso, Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa.
La única mujer priista que ha condenado esta conducta es la diputada federal Lizbeth Loy Gamboa Song, quien es integrante de la comisión especial para luchar contra la trata de personas de San Lázaro.
Quizá a la dirigencia del PRI no le interese moverle mucho al asunto, porque Cuauhtémoc Gutiérrez puede hablar de más.
Quizá por eso nadie en la PGR le aclaró a Adriana que tenía que firmar su declaración para hacerla válida.
OFF THE RECORD
**EL MADRUGUETE
En la entrega del pasado viernes advertimos que Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre preparaba un madruguete.
Y dijimos que él seguía siendo dirigente del PRI-DF.
Tan teníamos razón que el propio Gutiérrez de la Torre convocó a sesión de la Comisión Política Permanente del PRI-DF para ayer a las 18:00 horas.
Los integrantes de este órgano deliberativo obedecieron a Cuauhtémoc y atendieron la convocatoria, aunque la sesión fue cancelada de último momento.
El madruguete abortó, pero más temprano que tarde Cuauhtémoc y su gente lo volverán a intentar.
**CUATRO VOTOS
Al PRI en el Senado sólo le faltan cuatro votos para aprobar las reformas secundarias en materia de telecomunicaciones.
El coordinador parlamentario del PRI, Emilio Gamboa, ya tiene amarrados ésos y unos cuantos votos más de panistas y perredistas.
Pero antes de mayoritear con lo que tiene, buscará negociar para tener el mayor número de votos posibles.
Inevitablemente, la iniciativa presidencial sufrirá cambios.
Ojalá sean para bien.

1 Comment