El combate contra la delincuencia de un excampeón

Una decena de jóvenes se ponen los guantes y comienzan a calentar

Cerca de cumplir 50 años, Aziz, con una envergadura imponente, diez veces campeón de Níger de más de 100 kilos, se ha reconvertido en entrenador de futuros talentos y además realiza una acción social con esos jóvenes desfavorecidos. El hombre que salió del boxeo embrionario en Níger, en 1998 y cuyo ídolo se llama Mike Tyson, enseña a boxear de forma altruista a jóvenes de la calle.

Son pequeños abandonados y que consumían droga por todos lados, así que los sábados y los domingos sacrifico mi tiempo por ellos”, relata.

“El entrenador nos enseña boxeo (…) más vale aprender a boxear que practicar bandolerismo en la calle. Más adelante nosotros enseñaremos a otros”, sonríe Moussa Issa, un asiduo a los entrenamientos.
“De entre ellos saldrá un campeón”, afirma convencido Aziz.

En 2012 ya había pilotado un programa gubernamental apoyado por Estados Unidos y España, del que se beneficiaron una cuarentena de esos jóvenes en dos barrios populares de Niamey.

En la actualidad, aunque el antiguo campeón puede contar con algunos patrocinadores locales, ofrece asimismo clases particulares de boxeo a expatriados occidentales para financiar sus actividades.

“En lugar de darme dinero me ocurre que les pido que me traigan de sus vacaciones en Europa material de boxeo de calidad”, cuenta Aziz, que trabaja en una agencia de la ONU en Niamey.