Detectan derretimiento masivo de hielo en Groenlandia en cuestión de días

Una ola de calor ha provocado un episodio de derretimiento ‘masivo’ del casquete de hielo de Groenlandia en los últimos días, alertan científicos daneses.

Una ola de calor en Groenlandia, con temperaturas más de diez grados por encima de las normales estacionales, ha provocado esta semana un episodio de derretimiento “masivo” del casquete de hielo de Groenlandia, advirtieron los glaciólogos.

Desde el miércoles, el casquete glaciar que cubre el vasto territorio ártico se ha derretido unos 8 mil millones de toneladas cada día, el doble del ritmo medio durante el periodo estival, según datos de Polar Portal, una herramienta de modelización gestionada por institutos de investigación daneses.

Según el instituto meteorológico danés DMI, en los últimos días se han registrado en el norte de Groenlandia temperaturas inusuales de más de 20 grados, con récords locales.

En el pequeño aeropuerto de Nerlerit Inaat, en el noreste de Groenlandia, el mercurio alcanzó los 23.4 grados centígrados el jueves, el nivel más alto desde que la estación meteorológica comenzó los registros y superior a la temperatura máxima registrada en Dinamarca ese día.

Esta ola de calor, que también ha afectado a gran parte del inmenso territorio ártico, ha acelerado el ritmo de derretimiento del casquete de hielo.

A modo de comparación, el inmenso volumen de agua fundida a diario en los últimos días -8 billones de litros de agua dulce- “bastaría para cubrir con cinco centímetros de agua toda la superficie de Florida“, subraya Polar Portal.

El récord de deshielo diario en Groenlandia, que data del verano de 2019, no se ha batido, pero la parte del territorio donde el hielo se derritió es mayor que hace dos años, precisó el sitio de vigilancia ártico.

Calentamiento acelerado

Segundo casquete de hielo después de la Antártida, con una superficie de casi 1.8 millones de kilómetros cuadrados, la capa de hielo que cubre Groenlandia preocupa a los científicos porque el calentamiento en el Ártico va tres veces más rápido que en el resto del mundo.

Su retroceso, iniciado hace varias décadas, se acelera desde 1990.

El casquete de hielo de Groenlandia contiene lo suficiente para hacer subir los océanos de 6 a 7 metros.