Una prueba de orina podría agilizar la detección del cáncer de cuello uterino

Este método busca determinadas proteínas que causan casi todos los cánceres de este tipo

Una nueva prueba de orina podría ayudar a los médicos a detectar el cáncer de cuello uterino más fácilmente, informan los investigadores. La prueba busca proteínas generadas por un tipo de virus del papiloma humano que causa cáncer, el VPH 16.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, las cepas de VPH 16 y 18 son responsables de casi todos los cánceres de cuello uterino. Estas proteínas, llamadas proteínas E7, están asociadas con un alto riesgo de cáncer de cuello uterino, dijeron los investigadores.

“Nuestra nueva prueba de orina puede detectar proteínas E7 del VPH16, que son marcadores críticos del riesgo de cáncer de cuello uterino, a niveles extremadamente bajos”, dijo el investigador principal Etsuro Ito, profesor de biología en la Universidad de Waseda en Japón. “Esto significa que las mujeres podrían hacerse una prueba de detección de cáncer de cuello uterino sin la incomodidad e inconveniencia de una prueba de Papanicolaou tradicional”.

La prueba detectó proteínas E7 en el 80% de las mujeres con neoplasia intraepitelial cervical (NIC) de grado 1, un precursor del cáncer de cuello uterino.

También encontró las proteínas en el 71% de las mujeres con NIC de grado 2 y en el 38% de las mujeres con NIC de grado 3, según los resultados. ”Creemos que la oncoproteína E7 es crucial en las primeras etapas de la carcinogénesis cervical relacionada con el VPH y que la E7 puede desempeñar un papel más significativo en la progresión de NIC1 y NIC2 que en NIC3″, dijo Ito en un comunicado de prensa de la universidad.

La disponibilidad de una simple prueba de orina podría ayudar a los esfuerzos para erradicar el cáncer de cuello uterino al eliminar las barreras relacionadas con la detección, dijeron los investigadores.

“Este nuevo método tiene un gran potencial para la detección temprana y la prevención del cáncer de cuello uterino”, dijo Ito. “Somos optimistas de que un mayor desarrollo y validación de este ensayo llevará a su uso generalizado en entornos clínicos”. El estudio fue publicado recientemente en la revista Microorganisms.