Carlos Alcaraz remonta y avanza a Semifinales de Wimbledon

El tenista español Carlos Alcaraz se clasificó este martes para las Semifinales del torneo de Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada y que se está disputando sobre hierba en Londres (Reino Unido), gracias a su victoria por 5-7, 6-4, 6-2 y 6-2 contra el estadunidense Tommy Paul en poco más de tres horas de partido.

Alcaraz arrancó el partido con un gran ritmo y sus primeras opciones de rotura no se hicieron de rogar. Hasta cuatro oportunidades de ‘break’ dejó escapar, lo que apenas mermó su confianza al resto. Muestra de ello fue que en el siguiente juego volvió a presionar el saque del estadounidense para, esta vez sí, a la quinta oportunidad quebrar el servicio y colocarse 2-1 en el marcador. Pero la reacción de Paul no tardó, devolviendo la rotura en blanco en el siguiente juego, volviendo a igualar el set.

Fue la confirmación de la mejoría del estadunidense, que llegó a tener cuatro bolas más de rotura en el siguiente saque del murciano; tras más de 15 minutos de peloteo, consiguió conservarlo. No pudo hacer lo mismo en el duodécimo juego del set, en el que Paul logró el ‘break’ definitivo y se adjudicó una eterna primera manga, a razón de 75 minutos.

Un segundo set en el que el saque Alcaraz comenzó a funcionar (cinco ‘aces’ y 77% de puntos ganados con el primero) y en el que controló el número de errores no forzados, que se redujo hasta los ocho.

Además, los golpes del estadunidense parecían menos certeros que en el primer set, pasando de nueve puntos ganadores a tan solo cuatro.

La presión de Alcaraz surtió efecto, ya que le dotó de fuerza para salvar dos bolas de ‘break’ en contra en el sexto juego y romper el saque de su oponente justo a continuación (5-2). Acto seguido, abrochó el set ganando su servicio en blanco (6-2) y tomando la delantera en un partido donde ya nunca más dudó el murciano, con precisión de cirujano.

Paul solo aguantó los arreones en el juego inaugural del cuarto set, pero al siguiente no hizo ni un punto y en el tercero encajó una rotura (2-1) que la pintó el futuro muy oscuro. No en vano, de esa tesitura ya no se recuperó el jugador de Estados Unidos, que en octavos de final había sido el verdugo del también español Roberto Bautista.