Don't Miss

    Remedios para las hemorroides

    By on 9 abril, 2016

     

    La medicina popular es especialmente rica en remedios de todo tipo para curar las hemorroides o almorranas. Esta afección consiste en la inflamación o aumento de tamaño de las venas hemorroidales que circundan el tracto final del intestino grueso y ano. Dado que su diagnóstico es muy evidente diferentes remedios para tratar de aliviar o curar se han diseñado desde la más remota antigüedad.
    Las razones que hacen dilatarse las venas hemorroi-dales pueden ser diversas aunque, básicamente, es un transtorno circulatorio similar a las varices, pues se trata de venas cuya misión es cerrar un circuito hidráulico ayudando a la sangre a contrarrestar la fuerza de la gravedad. Parte de las venas hemorroidales va a desenvo-car en la vena porta que se dirige al hígado. Así pues, las enfermedades hepáticas pueden producir hemorroides al dificultarse la circulación en el propio hígado. Está claro que la resolución del problema pasaría por solucionar el problema hepático, si fuera posible.
    Otras causas pueden, como dije, ser las mismas que deterioran el retorno venoso en general.
    Aquí hay muchos pequeños factores:
    Oxidación y deterioro de las paredes vasculares, falta de tono en los grupos musculares que colaboran en este re-torno como la pared abdominal y musculatura de las piernas, estreñimiento que dificulta la circulación sanguínea a nivel abdominal y por compresión de las paredes intestinales, etc, etc, etc)
    Hoy en día se soluciona el problema mediante cirugIa
    El planteamiento de esta solución, curiosamente, es exactamente similar a cualquier remedio ancestral que trate de actuar sobre las propias hemorroides y no sobre su causa remota.
    Podemos encontrar tres variantes básicas en los remedios populares comunes:
    Uso de ciertos elementos (casi siempre de origen vegetal) que actuarían por una suerte de magia simpática pues se usan simplemente llevándolos encima (en un bolsillo, por ejemplo). Uso de sustancias que actuarían directamente sobre las venas hemorroidales externas por contacto directo. Uso de plantas medicinales en forma de infusiones o cocimientos para beber cuyos principios activos podrían, en algunos casos, actuar tanto sobre las propias hemorroides (por su acción tónica venosa) como sobre algunas de las causas remotas (drenaje hepático, depuración orgánica, actuar contra el estreñimiento…)
    Veamos algunos remedios populares basados en alguno de los tres supuestos anteriores:
    – Un remedio popular propone curar las hemorroides atándose a la cintura un cinturoncillo hecho con los frutos o semillas verdes de la Retama. Al mismo tiempo se propone introducir en el recto un pedacito de aceite de cacao dos o tres veces al día.
    – Las castañas de indias tienen una gran reputación para prevenir las hemorroides. Se suelen considerar especialmente aquellas que se encontraban en número impar dentro de su cápsula o erizo. También se llevan en el bolsillo un número impar de ellas. Preferiblemente se llevan envueltas en una cinta o pañuelo rojo.
    – En los mercados de plantas medicinales de México venden unas semillas que llaman “tomates marinos” que se compran por parejas. Se considera que una es hembra y otra macho básicamente porque la primera se hunde en el agua y la segunda flota aunque son de aspecto totalmente idéntico. Es muy popular su uso llevándolas en el bolsillo para tratar todo tipo de trastornos circulatorios, incluidas especialmente las hemorroides. Hay quien recomienda también dejarlas por la noche en un vaso de agua y beberse ese agua por la mañana.
    – También se usan de la misma forma que las castañas de indias los frutos del ciprés.
    – Polvos de la raíz del apio, almáciga y tabaco. Los tres juntos y mezclados se aplican en cataplasmas sobre las almorranas.
    – Sahumerios de semilla de Mostaza. Se ponen sobre un carboncillo encendido y se recibe el humo sobre la parte afectada.
    – Otro sahumerio popular utiliza flores de saúco (Sambucus nigra), camomila (Matricaria chamomilla) y valeriana (Valeriana officinalis).
    – El estramonio (Datura stramonium) e es una planta tóxica si se bebe. En este caso, el cocimiento de sus hojas se emplea para lavar las hemorroides o en fomentos (una gasa empapada en este cocimiento). Después del lavado se pone sobre las hemorroides una hoja tibia de estramonio.
    – Las hojas de romero cocidas en vino y aplicadas a las hemorroides se usan para paliar los dolores. Se aplica este remedio tres veces en un día.
    – 100 gramos de árnica se hierven en dos o tres litros de agua. Con este cocimiento se lavan las hemorroides para terminar dando unos toques con un algodón empapado en tintura de yodo.
    – Esta es una receta que utiliza plantas potencialmente tóxicas por lo que en ningún caso debe ingerirse. Se usan bayas de muérdago (se considera que el mejor es el que crece en robles o álamos y la mejor época para reco-lectarlo es del 9 al 29 de diciembre o bien del 1 al 20 de mayo según el curandero informante), aro manchado (Arisarum vulgare) y hojas de estramonio (Datura stramo-nium). Se ponen a macerar en aceite de maíz durante 33 días.
    Con este aceite se untan las hemorroides. Pasa por ser de una efectividad muy alta para tratarse de un remedio de aplicación local.
    – Otra variante de la receta anterior: se dejan en maceración durante 33 días brotes tiernos de saúco (Sambucus nigra), aro manchado (Arisarum vulgare) y hojas de gordolobo (Verbascum thapsum). Se untan las hemorroides con un algodón empapado en este aceite.

    – El tomate fresco y maduro, cortado en rebanadas, se aplica directamente sobre las hemorroides para calmar el dolor y reducir la inflamación. Conviene dejar antes los tomates que se van a usar en un lugar fresco (en la nevera o sobre hielo).

    – Un ungüento sencillo y que se considera bastante eficaz se hace mezclando vino y aceite.

    – Otro remedio simple sugiere restregar sobre las hemorroides un trozo de tocino crudo.
    3)
    – La raíz de achicoria es un conocido remedio popular y fitoterapéutico para los trastornos del hígado y las hemorroides. Se hierven unos 50 gramos de la raíz en un litro de agua hasta que se reduzca a medio litro. Se toma una cucharada cada dos horas.

    – El diente de leon (Taraxacum officinale) es una plantita muy común en los prados. Se usa para purificar la sangre y curar las hemorroides bebiendo infusiones habitualmente o consumiéndola fresca (en ensaladas, por ejemplo).

    – Un remedio curioso y más elaborado utiliza 7 gramos y medio de la raíz tostada y pulverizada del gordolobo (Verbascum thapsus) mezclado con otra cantidad igual de harina de trigo y una yema de huevo. Se pone al horno para hacer una especie de tortita y se come una diaria, en ayunas, durante 9 días.

    – El hamamelis es una planta con reconocidas virtudes hemostáticas. Por tanto, se usa especialmente para las hemorroides sangrantes. Pero para ello hay que preparar una tintura con 30 gramos de hojas en 100 c.c. de alcohol de 96 grados añadiéndole 50 c.c. de agua y dejarlo reposar durante 15 días agitando de vez en cuando. Se toma una cucharadita de postre disuelta en un poco de agua 3 veces al día. Obviamente, cualquier remedio con alcohol no es adecuado para personas con enfermedades hepáticas. Esta tintura también se puede conseguir en comercios especializados o farmacias.

    – La milenrama (Achillea millefolim) es otra planta con mucha fama para curar las hemorroides. Se toman 3 tazas diarias de infusión de esta planta y se combina con baños de asiento muy fríos durante un par de minutos todas las noches. Los baños de asiento pueden ser simplemente de agua fría. El agua fría (algunas personas se aplican hielo) disminuye el dolor y contrae las venas hemorroidales. Otras fuentes sugieren aplicar hielo sobre las hemorroides al tiempo que se come un diente de ajo crudo y diariamente se va tomando un poco más de ajo hasta que se alivie el problema.

    – La ortiga común se tiene por un gran depurativo efectivo también para el tratamiento de las hemorroides. Se prepara una infusión con 25 gramos de la raíz seca en un litro de agua y se toman 3 copas o vasos pequeños al día.

    – La infusión de flores y brotes tiernos de la zarzamora, tomando 3 tacitas diarias, calma los dolores de las hemorroides.

    https://elheraldoslp.com.mx/wp-content/uploads/2020/10/9DB0664D-73A9-4515-A196-4FFA2A00C1E4.jpeg

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login