Don't Miss

    Los caminos del arte, de la fe al fetichismo

    By on 28 enero, 2016

     

    Aunque para algunos el Día de la Candelaria es la fecha en que se ingieren los tamales que se prometieron el día en que se partió la Rosca de Reyes; hoy muchos mexicanos celebran el 2 de febrero la parte más importante —en términos religiosos— de esa añeja tradición y que consiste en levantar al niño Dios del Nacimiento, vestirlo, llevarlo a ser bendecido y guardarlo de nuevo para el próximo 25 de diciembre en que será colocado otra vez en el pesebre.
    Para quien no comparte la tradición religiosa, éste es —sin duda— un hecho curioso: ¿Cuál es el encanto de vestir a un muñeco? La respuesta es… ¿quién sabe? El asunto es que se trata de una costumbre arraigada que muchos feligreses cumplen envueltos en la fe, y ahora se ha convertido en punto de partida para la muestra “Se Visten Niños Dios”, que se inaugura este viernes en la Sala Juárez del Larva (Laboratorio de Arte y Variedades). Un proyecto artístico impulsado por Amigui Estudio, y que a Johanna Valerio y Yair Acevedo les ha abierto las puertas a un mundo desconocido.
    Johanna confiesa que no es cercana al tema religioso, por ello adentrarse en este asunto le ha resultado sumanente curioso: “¡Una locura!”, exclama de vez en vez. Pero esta locura ha dado origen a algo más: una propuesta que pretende despojar al niño Dios de su significado religioso y convertir a su representación en un objeto… una simple figura de yeso.
    “Le planteé una idea a Yair: establecer el vestir como concepto y el niñito como objeto. A partir de esto usamos al niñito Dios como soporte artístico. Después de eso le dimos a 10 artistas un monito para que ellos lo intervinieran como quisieran”, explica Valerio.
    El tema podría resultar hasta cierto punto escabroso, especialmente cuando todo el mundo sabe que cuando se coloca sobre la mesa de diálogo algún asunto religioso, se corre el riesgo de generar un caos. Pero Johanna y Yair dicidieron arriesgarse.
    Claro que para llegar a este punto hubo que partir de un hecho: la tradición. No es sólo vestir a los muñecos con la bandera del arte y ya. Johanna prefirió echarse un clavado en el tema e investigó lo que pudo para visualizar las alternativas artísticas.
    El trabajo la llevó —junto a Yair— a La Piedad, Michoacán, donde conocieron a Laura Martínez, quien se dedica a hacer trajes para vestir al niño Dios: “La contacté con otra persona que nos estaba vendiendo los monitos, le comenté el proyecto por teléfono y le encantó. Nos contó en qué consiste su trabajo, cuestiones técnicas, textiles, cómo empezó a hacer esto. Estuvo muy abierta”. Ahí comenzó la desacralización de este objeto. Un nuevo rostro para un objeto.
    “Cuando despojamos a este pequeño ser de yeso del lado religioso adquiere muchas cualidades más interesantes en su estructura, en su fisonomía y en su producción… ¿Por qué reproducir a un niño? ¿Por qué reproducirlo con esas características? (…) Cuando lo desfazas de esta cuestión religiosa se vuelve algo muy fetichista: tener un objeto en la casa y rendirle culto”, dice Johanna Valerio. Bajo este concepto ella y Yair Acevedo hicieron las invitaciones a los artistas; de entrada pensaban que serían sólo 10, después el número subió a 14 —entre pintores, diseñadores e ilustradores—.

    “Decidimos trabajar con artistas que nos propusieran cosas interesantes; hay uno, por ejemplo, que lo pintó de negro; otro que, al parecer del dedo se va a proyectar algo… realmente cosas muy interesantes en el contenido artístico”.

    Valerio cuenta que a Andy Dábula, coordinador de la Sala Juárez, le encantó la idea, por eso la estadía de la muestra se amplió a dos semanas, lo que también significó darle más peso al evento.

    Es así como la muestra estará a compañada también de un taller para niños de dibujo (el domingo, a las 12:00 horas); una mesa de diálgo en torno a la tradición, con base en diversas perspectivas (3 de febrero, 19:00 horas); una visita guiada (5 de febrero, 19:00 horas); y la proyección de un corto documental sobre todo lo que ha significado la expo (7 de febrero, 18:00 horas).

    Y como parte de la inauguración, Festen & Ponche Teatro hará un performance —de Alcalde al Larva— para invitar a la gente al espacio, donde habrá música y “live painting”.

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login