Don't Miss

La maldición del petróleo

By on 19 marzo, 2015

 

Hace 40 años en la sala de conferencias del Hotel Carlton de Viena, en el número 4 de la Schikanedergasse, y con el protagonismo de Kadaffi, vimos cómo la OPEP tomó la decisión más trascendente de su historia: elevar el precio del petróleo crudo a los países industriales.
En 1973, las naciones occidentales descubrieron, asombradas, que ?su forma de vida, la estabilidad y el crecimiento de su economía, dependían de millones de barriles de crudos ligeros y pesados extraídos de sociedades pastoriles.
Se desató una espiral estanflacionaria de los precios petroleros que se llevó entre las patas, primero a México –que empezó a jugar unos años después en estas lides, como siempre, sin saber de qué se trataba–, y después al mundo occidental.
Recién llegado al club de los grandes productores, jalado por la “fiebre negra?”del petróleo, nuestro país, que debía “prepararse para administrar la abundancia” cayó en una profunda recesión, más inflación, más estancamiento, que no se esperaba.
No aprendimos la lección. No nos dimos cuenta que durante 40 años de bonanza petrolera lo único que conseguimos fueron tres o cuatro obras de relumbrón, dos o tres carreteras y puentes y el entronizamiento de una casta de depredadores a prueba de críticas y de balas.
El petróleo caro –llegó a costar hasta 120 dólares el crudo pesado del Golfo– nos llevó al paroxismo. Hicimos lo de siempre. Inflamos elefantiásicamente los salarios de la burocracia dorada y de los juniors de ex políticos. Les creamos organismos fantasiosos y rocambolescos para su confort.
Alentamos una desidia política sin comparación en el mundo. La clase dorada metió la mano y las patas. Dejamos que los gobernadores dispusieran a placer de los recursos federales, sin ser molestados con algún pétalo de auditoría… ¡y los fondos de reserva de la Nación se fueron a la basura!
El enriquecimiento bestial de la clase gobernante, frente a la inflación desatada, la pérdida de empleos y bienestar, el derrumbe económico y la penuria para las grandes mayorías, es el sonsonete, la constante vertebral de los 40 años de riqueza petrolera.
Los saudíes, aliados del Partido Republicano
Como el mejor profeta del futuro es el pasado, hace unos meses, también en Viena, Arabia Saudita, el principal productor del mundo, en vez de bajar la oferta de crudo, decidió mantenerla alta, forzando a la depresión absoluta de los petroprecios.
Hizo lo contrario de lo que ordenaba la reacción histórica hacia las fluctuaciones del mercado. Lo lógico era el enfrentamiento, reducir la producción y forzar a las potencias occidentales a pagar los precios reales, hacer prevalecer el equilibrio del mercado, ante un panorama de escasez.
Pero eso lo hubiera hecho la OPEP hace 40 años, cuando el orgullo de Kadaffi había sido lastimado por ?el bombardeo norteamericano a su residencia en Trípoli, donde la invasión de los cazas yanquis cortó las piernas a su hija. Hace tres años, los bombarderos de la OTAN le repitieron la dosis.
Hoy, los sauditas hicieron creer al mundo, con una engañifa geopolítica que la decisión la tomaban para forzar a los republicanos gringos a abandonar las prácticas de fracking en la extracción de crudo y gas. Ya vimos que no fue así. El objetivo era empoderarlos más, reforzar sus posiciones para ganar las elecciones del 2016 en EU.
Hoy, la monarquía saudí es aliada incondicional de los republicanos petroleros norteamericanos. Están orientados con el mismo objetivo: la guerra fría contra Rusia, Irán y Venezuela y la defensa de los socios iraquíes. Y no se detendrán.
En estos tres países se tomaron previsiones presupuestales, en mayor o menor medida, pues ya preveían –al menos en ese rubro los estrategas y expertos venezolanos , no los taxistas en el gobierno, saben más que nuestros pedantes lechuguinos petroleros, hechizos en este terreno– lo que se les venía encima.? No era la primera vez.
Nos engañaron quienes enfermaron a la economía
En México nos volvieron a coger con los calzones en la mano. El Virrey Videgaray, los badulaques de Pemex y los comentócratas del Foro televisivo en defensa absurda de las “estructurales”, se cansaron de repetirnos a toda hora que el problema era pasajero y que las inversiones petroleras extranjeras iban a llegar, porque sus planes se hacen pensando a futuro y no por coyunturas de petroprecios, ¡bah!
Se llenaron la boca declarando que la ofensiva árabe nos tenía sin cuidado y, que no se iban a tocar ni las previsiones presupuestarias, ni los petroprecios, ni el objetivo de las reformas petroleras, ni nada.
Somos una economía enferma. Tenemos distorsiones estructurales propias de una artrosis congénita, más que de un país emergente?, con sensatas previsiones para proteger a su población. Somos irresponsables.
El presidente en turno, siempre designó en Pemex a personajes sin experiencia en el ramo, sólo para cuidar los intereses de contratistas cuates. Reaccionamos igual ante un problema delincuencial que ante uno petrolero. No somos normales.
Ninguna de las predicciones de los analistas mexicanos se hizo realidad, pa’cabarla de joder.
Ya vemos que no fue, ni remotamente,
como lo abordaron.
Se avecina una escalada, un nuevo orden global neoliberal, planeado por el G7 (grupo formado en 1973 para responder a la crisis petrolera), que tiene como objetivo la recesión económica generalizada, para provocar “revoluciones de terciopelo ” en los países pobres, afines a la intervención republicana.
Saudíes y republicanos (a punto de tomar posesión en EU) están definiendo el futuro cercano, haciendo efectivas sus amenazas a los países del “eje del mal”, Corea del Norte incluida, en base a los precios bajos de la OPEP.Ellos sí aprendieron la lección. Nosotros nunca. Jamás nos enteramos, por ejemplo, que el ministro del petróleo saudí, Ali-al-Naimi, había dicho en Viena que ellos obligarían a la OPEP a nunca bajar la producción.
Además, que les daba lo mismo que el precio del Brent del Mar del Norte llegara a costar 20 dólares por barril. Lo reprodujo sólo el Middle East Economic Survey. Por su parte, el Financial Times cabeceó: “La era de la OPEP llegó a su fin”.
Los ternuritas de Pemex se creyeron
zares petroleros
Jamás supimos que los grandes inversionistas de Estados Unidos están reventando sus planes a corto, mediano y largo plazo?. El futuro ya está aquí. No es cierto que vayan a invertir en las subastas programadas por las “reformas estructurales”.
En adelante, “los nuevos proyectos sólo serán válidos si se trata de producir barriles que no cuesten en el mercado arriba de 60 dólares.” Lo han dicho en todos los tonos, pero aquí nadie lo da a conocer.
Lo que para nuestro crudo pesado es la peor noticia, toda vez que si el Brent se cotiza a 60 dólares, toda nuestra producción jamás rebasará un precio de entre 40 y 50 dólares. Ahora sí, cayó la noche. Y no es ninguna broma pesada, ni un jueguito que podemos dejar en manos de los mequetrefes de la economía, las finanzas y de Pemex.
¡Y nuestros ternuritas de Pemex, que confiaron todas sus habilidades de nuevos “zares” petroleros en la habilidad tecnológica de Chevron para explotar las aguas profundas del Golfo! ¿qué van a decir ahora que esa empresa va a la punta de la estampida?.

https://elheraldoslp.com.mx/wp-content/uploads/2020/10/9DB0664D-73A9-4515-A196-4FFA2A00C1E4.jpeg

About Redaccion El Heraldo SLP

You must be logged in to post a comment Login