Don't Miss

    El rockero Billy Corgan no voltea al pasado

    By on 22 diciembre, 2014

     

    Se podría decir que Billy Corgan tiene una relación ambivalente con los Smashing Pumpkins al igual que con la industria musical, los medios, los otros músicos y sus admiradores.
    “La gente dice: ‘¿vas a terminar con la banda?”, dijo Corgan tras bambalinas en un concierto reciente en Londres, “¿pero cuál banda hay para romper? No hay banda”.
    Quizá Corgan sea el único miembro original que queda en el grupo, pero su “no banda” acaba de lanzar su octavo disco de estudio, Monuments To An Elegy.
    Una mezcla de pop-rock grunge con el guitarrista Jeff Schroeder, quien se unió a los Pumpkins en 2007, y el baterista de Mötley Crüe, Tommy Lee, que ha recibido buenas reseñas, aunque no suficientemente buenas para el gusto de Corgan.
    “No hay manera de que este sea un disco de tres estrellas de cinco”, dijo quejándose de una reseña reciente en un diario.
    Quizá la gente piense que estos comentarios suenan un poco débiles para un hombre detrás de dos populares álbumes de la década de 1990:
    Siamese Dream y Mellon Collie And The Infinite Sadness, que ahora son considerados clásicos.
    Pero Corgan no es el tipo de personas que se duermen en sus laureles.
    Dice que aborrece la nostalgia y ha rechazado buenas cantidades de dinero para hacer una gira Siamese Dream retro.
    “Sé exactamente a dónde lleva eso”, dijo, “a Las Vegas”.
    Corgan es el ícono de una banda independiente estadounidense de los 90 que compartió el candelero con su fallecido amigo Kurt Cobain.
    En las décadas subsiguientes Corgan ha dejado ver que está dispuesto a hablar de todo, de la política a la astrología y su debilidad por caer en el mal humor.
    Tuvo una pelea pública con la viuda de Cobain, Courtney Love, y recientemente reprendió a Anderson Cooper después de que el presentador de CNN se burló de la portada de la revista Paws Chicago en la que aparece Corgan mimando a unos gatitos.
    Arropado con un suéter y una bufanda en un club de Londres, Corgan, de 47 años, es sensible al frío y a las críticas. Tiene confianza y a la vez parece inseguro sobre su lugar en la historia de la música, lo que lo hace quisqui-llosamente y frescamente honesto.
    “Imagina si cada semana del resto de tu vida cuando te encontraras a alguien en la calle dijera: ‘Aquí hay una foto de ti cuando tenías 18 años. ¿Tu pelo no era mejor entonces?.
    Mira esta camiseta que usabas. ¿No te gustaría usar esa camiseta otra vez? ‘Así es esto”, dijo.
    “Es el reflejo de un paradigma del que no puedes escapar y si te quejas, que es lo que he hecho, entonces eres un malagradecido”.
    Corgan ha tenido sus buenos y sus malos momentos, pero en el nuevo disco siente que está recuperando su toque.
    “Esta es la mejor reacción que he tenido con un disco en la calle en los últimos 20 años”, dijo.
    Para el rockero la creatividad es algo gracioso: “Cuando la tienes se siente como una fuente que fluye a través de ti y todo es muy sencillo y un día se pierde velocidad o simplemente se detiene y te dices ‘estoy teniendo un mal día o un mal mes’ pero lo siguiente es que la gente empieza a dudar de ti, no tienes este toque mágico y entonces empiezas a dudar de ti”.
    Corgan, que planea lanzar el disco que acompañará a Monuments To An Elegy, — Day For Night — a finales de 2015, dijo que finalmente ha adoptado la filosofía de: “Soy lo que soy”
    “Me gustaría tener la voz de Robert Plant, o la de Robert Smith”, dijo, “tengo esta así que hay que trabajar con ella. Pero tienes que pasar por todo eso para salir al otro lado para encontrar fortaleza y poder en ella”.

    https://elheraldoslp.com.mx/wp-content/uploads/2020/10/9DB0664D-73A9-4515-A196-4FFA2A00C1E4.jpeg

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login