Don't Miss

    EU: ablandador de carnes para EPN

    By on 15 diciembre, 2014

     

    Ahora sí mis queridos integrantes de La Pandilla Atracomulca están ustedes en medio de un enorme aprieto. El Departamento de Estado del vecino país del norte los está ablandando, como solía hacer con las dictaduras bananeras de nuestro subcontinente, y cual todavía insiste con Cuba y con Corea del Norte, amén de ISIS, but of course. Ha lanzado ya toda la caballería en su contra.
    Y sí, claro, tiene que ver con la visita que les obligaron a realizar a la Casa Blanca el próximo 6 de enero. Para recibir instrucciones. Luego de un regaño, nada somero, ya verán.
    ¡Pónganse a rezar! ¡O escriban sus cartitas a Santa Claus confesando que se han portado mal, muy mal! Y presenten disculpas, antes de la Nochebuena, como les aconsejó desde el The New York Times —among all media— el polko Enrique Krauze.
    Porque el ablandador de carnes ¡es marca ACME!
    Van a llegar a la antesala del Salón Oval lisitos, lisitos. «Encuerados», decimos por acá, pues les están ventilando mun-dial-men-te su estúpida y descarada corrupción. ¡Ni eso saben hacer! Robar desde el gobierno era un arte que, incautos y hasta cínicos, hasta solíamos reconocer los mexicanos. Pero ustedes, ¡vaya que se han atarugado!
    Desde Foggy Bottom, el arbolado barrio de Washington donde se encuentran las oficinas de John Kerry, volvieron a encender el ventilador.
    Y las excrecencias salpican a estos muchachos de un asqueroso color café. Dicen en la capital imperial que la corrupción enoooorme de la tolucopachucracia no encuentra parangón. Que han dejado en parvulitos, jugando con plastilina de colores, a François Duvalier, Papa Doc; a Rafael Leónidas Trujillo, y hasta al mismísimo Anastasio Somoza. Que los de La Pandilla Atracomulca, en cambio, se revuelcan en las miasmas, en el lodo.
    Y lo peor. Que no les da pena. Que ni se sonrojan y, al contrario, muy valientes echan a sus mujeres por delante —macho, macho man!—, justifican sus porquerías enmarcándolas «dentro de la ley», y cierran capítulos vergonzosos como si fueran libros que jamás han leído.
    Más vale, pues, que ahora sí se hinquen. ¡Váyanse preparando!
    MÉXICO, MÁS IMPORTANTE QUE UNA (Y OTRA) CASA
    ¡Toda la caballería! Y toda, ¡es toda! El mismísimo Barack Obama, jugando al policía bueno, el martes de la semana anterior ofreció ayuda a los muchachos —¡pobres!, no saben, no pueden— en el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre pasado. «Esto será investigado. Hemos ofrecido asistencia para saber exactamente lo que pasó, con nuestras capacidades forenses, para llegar al fondo», dijo el presidente de EU en una entrevista con José Díaz-Balart deTelemundo, tras señalar que ¡lo que está sucediendo en México afecta a los Estados Unidos! Y lo que está sucediendo es todo. ¡Todo!
    Luego, segunda llamada, segunda, el deputy sheriff John Kerry en un discurso sobre América Latina: “Las comunidades de todo México deben recuperar su sentido de seguridad. Los padres cuyos chicos van de un lugar a otro no tienen que preocuparse de si van a poder regresar o si los van encontrar”. Y tras la nalgada, una caricia: que seguirá apoyando a Enrique Peña Nieto “en sus esfuerzos para promover la medida de seguridad y la medida de justicia que México se merece.»
    La tercera llamada hizo que comenzara el show: Apareció jalando –descobijándolos, en realidad— el telón el impoluto exBill Clinton: Enrique Peña Nieto, necesita ser transparente sobre la mansión en Lomas de Chapultepec que adquirió su esposa Angélica Rivera, ante los conflictos que atraviesa el país: “Primero hay que quitar cualquier posibilidad de conflicto de intereses y ser transparente, resolver y continuar gobernando porque el país tiene mayores desafíos, no es más importante de una manera u otra, su vida y su futuro que una casa”, dijo Clinton en entrevista con el periodista Jorge Ramos en un fragmento que fue dado a conocer por Univisión, el jueves de la semana pasada.
    Y esa misma tarde, otro brazo del Departamento de Estado, The Wall Street Journal, hizo pública la existencia de oooootro «crédito» del constructor favorito del peñanietismo de ayer, hoy ¿y siempre?, Juan Armando Hinojosa, para la adquisición ¡de otra casa!, en Malinalco, para «el mejor secretario de finanzas del mundo» Luis Videgaray.
    ¿El mejor? No chiflen que es cantada. Si ni siquiera puede con una sencilla ingeniería financiera para esconder sus corruptelas, ¿cómo va a ser el mejor? ¿Cómo nos dice que con un año de salarios, de a 140 mil por mes, pagó un crédito de 6 millones de pesos?
    ¡Que no chi… fle! ¿Cree que no sabemos hacer cuentas?
    Y ahí vienen las otras casas del «HIGAnovit» para La Pandilla Atracomulca.
    La de Gerardo Ruiz Esparza, todavía al frente de la SCT, me dicen desde Georgetown, va a causar furor.
    A menos, claro, que el Departamento de Estado decida ya no seguir ablandando las delgadas pieles y magras carnes de estos muchachos.
    Esa decisión, como todas, se toma en la capital imperial.
    ¿Y LA ANTICORRUPCIÓN? ¡BIEN, GRACIAS!
    Están en tremendo lío. No sólo ante los gringos, sobre todo frente la sociedad mexicana agraviada por los bisnes, ahora sí evidentes, puercos, de La Pandilla Atracomulca. Por su incapacidad en todos los órdenes. Hasta para ocultar sus cochinadas.
    Y siguen ensoberbecidos, mandando al diablo cualquier esfuerzo serio para combatir al cáncer que es la corrupción. Su corrupción.
    La iniciativa panista, a la que EPN dio su apoyo en teatral evento con decálogo al calce, ha sido trastocada en San Lázaro, donde tienen una muy plausible habilidad —como en el chiste: «¡se está haciendo buey!»— de transmutarse en otra especie animal.
    Van a salir persiguiendo carteros. O burócratas que se llevan los lápices y las engrapadoras a sus casas.
    Nada serio. Nada como lo que hace un par de semanas propuso el zacatecano Ricardo Monreal que sí va a cortar de tajo las aspiraciones de La Pandilla »de ser más ricos que Carlos Slim», lo que ya casi están logrando:
    «1) Pérdida ficta (automática) del fuero constitucional a todo tipo de servidores públicos (desde legislador local hasta senador; desde juez de primera instancia hasta ministro de la Suprema Corte; desde alcalde hasta presidente de la República) que sean atrapados en flagrancia o indiciados mediante un proceso judicial por delitos penales graves o por actos de corrupción indubitables.
    «2) Revocación de mandato: reconocimiento constitucional de esta figura para dar por terminado de manera anticipada un mandato popular, por causas de manifiesta incapacidad o incumplimiento grave de responsabilidades éticas.
    «3) Juicio de residencia: después de concluido el mandato de un presidente de la República, gobernador o alcalde, abrir un periodo de seis meses a un año para presentar quejas, denuncias y demandas de ciudadanos u organizaciones civiles por presuntos abusos de autoridad, violaciones graves a derechos humanos y actos de corrupción.
    «4) Apertura obligatoria y sin restricciones de las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos de los tres poderes y de los tres órdenes de gobierno, antes, durante y después del ejercicio del cargo público.
    «5) Extinción de dominio: esta figura, existente ya para los casos de delincuencia organizada, se extendería y aplicaría a los casos de enriquecimiento ilícito de los servidores públicos. Los bienes extinguidos serían incorporados al patrimonio público.

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login