Don't Miss

    Aspira Bradley a un renacer

    By on 14 diciembre, 2014

     

    Si alguna vez una derrota puso a alguien a gusto, Timothy Bradley Jr. es esa persona.
    Es casi como si el perder una clara decisión unánime ante Manny Pacquiao en su revancha por el título de peso welter en abril quitó un enorme peso de sus hombros. Ya Bradley no tiene que escuchar acerca de la inmensamente polémica decisión dividida que recibió contra Pacquiao cuando se enfrentaron por primera vez en junio de 2012 porque están a la par.
    Ahora Bradley puede finalmente seguir hacia adelante, que es lo que va a hacer cuando busque recuperarse de su primera derrota oficial al enfrentarse a Diego Chaves en una pelea de peso welter a 12 asaltos en la noche del sábado (HBO, 10 ET / PT) en el Hotel Cosmopolitan.
    “Cuando suene la campana, oficialmente dejo en el pasado a Pacquiao “, dijo Bradley a ESPN.com el jueves. “Estoy lúcido camino a esta pelea. En (la revancha) de Pacquiao yo no estaba lúcido en lo absoluto. Me sentía como si todavía tenía mucho que demostrar, debido a lo polémica de la primera pelea. Ahora que está en el pasado, me siento que estoy con la mente clara y sólo salir y hacer lo que se hacer.
    “Aprendí mucho de Manny Pacquiao. Aprendí a no vencerme a mí mismo en el ring y no ser alguien que no soy ahí adentro. Para esta pelea regreso a mis planes, a lo que me llevó a la cima — mi capacidad de boxeo, mi velocidad y usando mi gorra para pensar en el ring”.
    Bradley parece estar en un buen lugar a pesar de la derrota. Él se enorgullece de que su esposa (y manejadora), Mónica, está embarazada y presta a dar a luz en marzo, mientras se preparan para recibir al quinto hijo a su familia. Y una derrota no la afectó en su poder adquisitivo. Bradley ganará $2 millones para la pelea del sábado.
    Esto no significa que la derrota no le dolió, sin embargo. Se tomó el tiempo para superarla y encontró la perspectiva sobre la misma.
    “Me tomé un par de semanas, especialmente cuando usted ha estado invicto toda su carrera y finalmente es derrotado “, dijo Bradley. “Entonces finalmente se da cuenta de que ‘perdí.” Después mira la historia del boxeo y se da cuenta de que algunos de los mejores boxeadores del planeta tienen derrotas.
    “Una vez que entendemos eso y sabes que peleaste contra uno de los mejores del mundo, si no el mejor — tenemos que ver de verdad quien es el mejor hasta que estos muchachos (Pacquiao y Floyd Mayweather Jr.) peleen… Me enfrenté a uno de los mejores y voy a seguir peleando contra los mejores”. El entrenador Joel Díaz dijo que le gustaba cómo Bradley respondió a la derrota porque entrenó con su habitual abandono.
    “Después de la derrota, Tim regresó al gimnasio y su objetivo principal era conseguir el título de nuevo y me dijo: ‘Entrenador, yo voy a ser campeón del mundo otra vez.” Usted no ve una gran cantidad de combatientes como ese”, dijo Díaz. “A una gran cantidad de combatientes, cuando regresan después de una derrota no se les ve la chispa. Tim no ha perdido la chispa.
    “Él está preparado. Mentalmente y físicamente está enfocado y no estamos incluso pensando en una derrota. Estamos pensando en terminar el año con una victoria espectacular”.
    Al entrar en la revancha con Pacquiao, Bradley sorprendió a todos cuando dijo que iba a noquear a la leyenda filipina. Nada podría estar más lejos del estilo de Bradley, por lo que levantó banderas, aunque también fue un shock cuando Bradley escogió intercambiar golpes con Ruslan Provodnikov en lo que se convirtió en la Pelea del Año 2013 en su primera pelea después de la polémica victoria contra Pacquiao.
    En la revancha, Bradley terminó haciendo una pelea contraria al estilo que lo convirtió en uno de los mejores boxeadores del mundo y que le ayudó a reclamar títulos en el peso welter junior y welter. Fueron sus excelentes habilidades que habían hecho la diferencia en una impresionante victoria por decisión ante Juan Manuel Márquez en la pelea antes de la revancha ante Pacquiao, pero él las ignoró contra Pacquiao.
    “Me fui de allí con la mentalidad de que tenía que golpear a este tipo con el fin de ganar y el tener ese tipo de mentalidad me alejó de mi manera de pelea “, dijo Bradley. “El plan era superar en boxeo a Pacquiao y todo el mundo lo sabía y el propio Pacquiao lo sabía, y yo no lo hice. Fui directamente hacia él y le ataqué. Tuve un poco de éxito atacándolo pero creo que podría haber hecho mucho mejor si me tomaba mi tiempo y trataba superarlo técnicamente y si iba a una decisión y perdía, entonces todo bien.
    “Si me hubiese quedado fiel a mi estilo y mi capacidad y hubiese hecho lo que me llevó a la cima, habría estado bien en ese ring. Pero yo no lo hice y me salí un poco fuera de contexto. Al igual que en esta pelea, tengo que ser yo. Hacer lo que me llevó a la cima y seguir haciéndolo de aquí en adelante. Yo no puedo preocuparme por los jueces y la preocupación acerca de las decisiones, sólo pelear la mejor pelea que posiblemente pueda y ganar y lo que suceda después de la pelea, pues pasó”.
    Pero Bradley (31-1, 12 KO), de 31 años, de Palm Springs, California, dijo que no se arrepiente de cómo peleó en abril. Él estaba tratando de lidiar con la crítica persistente y las preguntas de la primera pelea, las cuales fueron succionadas durante la promoción de la revancha. Relató de nuevo cómo había recibido amenazas de muerte por parte de los fans enojados después de la pelea — por haber tomado una decisión que no tenía nada que ver con la puntuación.
    “Combatí tan duro como pude”, dijo Bradley sobre la revancha. “Yo podría volver atrás y decir que me debí haber hecho, pude haber hecho, hubiese hecho. Es lo que es, y lo que está detrás de mí ahora. Me gusta vivir en el presente”.
    Lo qué le lleva al argentino Chávez (23-2, 19 KO), de 28 años, un peleador peligroso cuyas dos peleas anteriores en los Estados Unidos terminaron en derrotas: una dudosa descalificación en el noveno asalto en una pelea que estaba ganando en dos tarjetas en contra Brandon Ríos en agosto, también en el Cosmopolitan, y una derrota por nocaut en 10 asaltos ante Keith Thurman en San Antonio en julio de 2013 que le costó un título interino. “Sé que la noche del sábado será una noche difícil, pero estoy preparado”, dijo Bradley, agregando que entrenó 150 asaltos en el campo de entrenamiento. “Estoy dispuesto a dar mi mejor esfuerzo. No espero nada menos que fuegos artificiales.
    Dijo Chaves, “le doy a Timothy Bradley todo el crédito del mundo para volver después de su primera derrota a enfrentase a mí, sobre todo después de ver cómo lastimé a Brandon Ríos en mi última pelea. Los dos tenemos mucho que demostrar (el sábado)”.
    También en la cartelera, el contendiente ruso de 31 años de edad Matt Korobov (24-0, 13 KO) y el irlandés Andy Lee (33-2, 23 KO), de 30, se enfrentarán por el título mundial de peso mediano vacado por Peter Quillin y el campeón interino de peso welter junior Mauricio Herrera (21-4, 7 KO), de 34 años, de Riverside, California, hará su primera defensa contra el prospecto José Benavidez Jr. (21-0, 15 KO), de 22 años de edad, de Phoenix.

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login