Don't Miss

    El Gurú de las Diagonales

    By on 11 diciembre, 2014
    El Gurú de las Diagonales

     

    Finalmente ha llegado el momento de Johnny Manziel en Cleveland, y el fenómeno de “Johnny Football” es uno que va más allá del fútbol americano en sí.
    Al igual que sucedió con Tim Tebow en su momento, este jugador representa algo más allá del deporte, y por esa razón genera opiniones diametralmente opuestas.
    Tebow no tenía problema es expresar sus tendencias religiosas, y a algunos sencillamente eso no les caía bien.
    Pero a no confundirse, Tebow no está en la liga porque era un mariscal de campo por debajo del promedio. Si bien es cierto que traía cierto “equipaje” consigo, si puedes ganar consistenmente, te van a contratar.
    Cuando Manziel estaba en Texas A&M, yo no era precisamente su fan número 1, pero no quedaba ninguna duda en mi mente de que había algo especial en ese chico, y de que definitivamente era un buen mariscal con un brazo por encima del promedio y una habilidad atletica inusual. Mi duda con él siempre fue su capacidad para mantenerse saludable en la NFL, debido a que no es el mariscal de tamaño prototípico, pero el talento está allí.
    En College Station era el número 1, volvió a poner a A&M en el mapa, y se aseguraba que todos supieran que Johnny Football era el responsable.
    Como a todo chico universitario le gustan las fiestas y las disfrutó al máximo.
    A la vez se sentaba en la primera fila de partidos de la NBA, y enseguida despertó dos sensaciones.
    La primera de ellas fue que la NCAA se hiciera preguntas: ¿Cómo consiguió esas entradas? ¿Se las habrá pagado un agente?
    La realidad es que Manziel viene de una familia con mucho dinero. Desde los años 30 que su familia está en la industria petrolera, y el resto es historia.
    Por esa razón la segunda sensación que despertó fue envidia. La mayoría de los chicos que tiene una beca universitaria para jugar al fútbol americano vienen de orígenes humildes, y personalmente nunca me voy a olvidar de la imagen de Frank Gore mendigando en la Universidad de Miami cuando ya era una estrella en el equipo.
    Las reglas deben cambiar, pero esa es discusión para otro día.
    La realidad es que no tienen dinero, y se ven tentados a cobrar 500 dólares por firmar unos autógrafos y el simple hecho de soñar con estar en la primera fila de un partido de la NBA no los deja dormir.
    Johnny Manziel ya vivía esa realidad cuando todavía no era profesional, y no pensaba pedir disculpas por tener dinero.
    Cuando fue elegido en el draft, hizo el símbolo del dinero con sus dos manos, y eso despertó incluso más ira en algunos jugadores de la NFL.
    “¿Por qué este chico es tan fanfarrón si aún ni siquiera jugó un intento en la liga?”, se preguntó en su momento Jonathan Vilma.
    Mismo sentimiento que tenían algunos de sus colegas, que “no veían la hora de golpearlo”. Esta semana tendrán la oportunidad.
    Personalmente no me gusta que los mariscales sean robots, y me gusta que los jugadores muestren su personalidad. Me gustaba cuando lo hacía Terrell Owens, aunque a veces cruzaba la raya, y siempre fui admirador del extrovertido Joe Namath.
    Manziel tiene esa clase de personalidad y no tiene la culpa de sus orígenes.
    La envidia no te lleva a ningún lado, y vi tantas reacciones negativas para con Manziel que incluso quiero que le vaya bien al chico.
    Brian Hoyer ha jugado horrible el último mes y medio, y merecía ser sentado. Sobre todo considerando que se irá en 2015 y los Browns no ganan nada insistiendo con él, que ya de por sí tiene un techo limitado.
    Manziel debuta ante los Bengals. Marvin Lewis lo llamó “enano” del right field en conferencia de prensa y ya pidió disculpas.
    El futuro será el único que nos dirá la verdad absoluta, pero todos estaremos mirando.

    Johnny Football ha llegado oficialmente a la NFL.

    No hay dudas de que en nuestros estadios en Latinoamérica, tristemente hay algunos energúmenos.

    Aunque ellos también existen en Estados Unidos, y aquí el RETRATO que lo demuestra.

    Y probándonos que el fútbol americano no es más que un juego, Jeff Fisher nos lo recordó con su broma a los Redskins.

    Al volado para los Rams ante Washington fueron los seis jugadores que St. Louis adquirió con las selecciones que recibieron en el intercambio por Robert Griffin III.

    Algunos dicen que fue una broma de mal gusto y fue un golpe bajo. Yo lo interpreté como una muestra de apoyo a RGIII.

    “Washington tiene muchos más problemas que Griffin”, dijo Fisher en conferencia cuando le preguntaron acerca de su broma.

    Pensé que era el único que me daba cuenta…

    Pero bueno, si alguna vez sienten la necesidad de culpar a alguien por sus problemas, algo que no es aconsejable, les dejo esta FOTO.

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login