Don't Miss

    Con vándalos infiltran protestas para criminalizarlas: González R.

    By on 2 diciembre, 2014

     

    En 28 entidades del país se registraron manifestaciones pacíficas orientadas a demandar la presentación de los estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero hace más de dos meses por la Policía Preventiva Municipal y un grupo de civiles armados.

    Sólo en el Distrito Federal y en Acapulco, Guerrero se registraron actos de vandalismo, que ponen en duda el origen y la intención de grupos reducidos, infiltrados para crear desórdenes y criminalizar la legítima protesta social, observó el catedrático e investigador de la UNAM, José Enrique González Ruiz.

    El también activista social destacó que la infiltración de la organización y movilización social en los último años se ha vuelto característica, es de suponerse que se corresponde con un plan, una estrategia y hasta una política de criminalización que se viene ejerciendo desde las instituciones del estado desde el 2 de octubre de 1968, cuando el movimiento social-estudiantil se concentró en un mitin multitudinario en la Plaza de las Tres Culturas de la Unidad Nonoalco-Tlatelolco, destacó.

    González Ruiz llamó la atención sobre el hecho de que el 1 de diciembre en 28 de las 30 entidades del país no se registraran sino incidentes mínimos y, sólo en el Distrito Federal y en Acapulco, Guerrero, las manifestaciones se salieran de control. Es claro los acto vandálicos provinieron en ambos casos de grupos reducidos pero organizados; en el Distrito Federal se estima que lo más de 7 mil manifestantes, 700 o menos de 700, se involucraron en actos de violencia y vandalismo.

    Ya desde las primeras manifestaciones multitudinarias convocadas por el movimiento estudiantil #Yosoy132, surgido desde la oposición juvenil universitaria a la candidatura de Enrique Peña, la sociedad ha registrado la presencia de grupos compactos, característicamente vestidos de negro y con el rostro cubierto dedicados a realizar desmanes, provocación y violencia y que han contado con la protección de las llamadas “fuerzas del orden”. Sin duda que califican como agentes de provocación a sueldo y de cuyas actitudes y acciones se han venido valiendo los medios de comunicación coaligados con esos intereses para descalificar genéricamente los movimientos sociales, obviando o tratando de obviar la justicia de sus causas y reclamos.

    Con frecuencia –dijo el doctor en derecho y ciencias políticas–, hemos visto fotografías y videos que dan cuenta de cómo estos personajes han contando con la protección de las “fuerzas del orden” y cómo han surgido desde sus filas, como los elementos del tristemente célebre Batallón Olimpia, en 1968 y de los Halcones en 1972.

    La capacidad de maniobra del Estado encabezado por Enrique Peña Nieto se ha “encapsulado” mayoritariamente en el Distrito Federal y, ahora en Acapulco-Zihuatanejo y Chilpancingo.

    Es probable que al darse cuenta de esto, Peña Nieto, esté buscando aprovechar estos hechos para centralizar las corporaciones policíacas, desestimando hechos concretos, registrados en las comisione de Derechos Humanos, nacional y estatales, y que apuntan a que las entidades e instituciones públicas que más queja de violación de derechos acumulan son las fuerzas armadas, las policías federal y estatales. Ahí están las estadísticas, los números fríos recogidos por los organismos defensores de derechos humanos, concluyó el analista político.

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login