Don't Miss

    México, como Camboya

    By on 13 octubre, 2014

     

    El caso macabro de Iguala, Guerrero, aparte de constituir el punto de quiebre de la crisis de seguridad que sufre el pueblo de México, ha sido ya juzgado por la comunidad internacional que ve no sólo un Estado fallido entre nosotros, sino un Estado criminal, tipo Camboya.
    La proliferación de cientos de fosas repletas de mexicanos, “ajusticiados ” y desollados en vida?, nos remonta a querer o no a los “campos de la muerte” donde el ejército camboyano masacraba a los insurrectos.
    Dos vergüenzas –la mexicana y la camboyana– para la humanidad.
    Véase la historia reciente: Cuando el impresentable criminal Eduardo Robinson Bours mandó a incendiar la guardería ABC en Hermosillo y produjo la matanza de medio centenar de niños y bebés?, Calderón y el régimen panista llegaron a temer y a sudar frío en espera de indirectas consecuencias inevitables, provenientes del reclamo internacional, por no mantener la tranquilidad acá en el rancho.
    Importantes funcionarios, miembros del primer círculo de poder, enviados ad hoc para investigación y recuento de daños, regresaron de Hermosillo llorando, pidiendo clemencia, relatando en voz alta las dantescas escenas de lo observado con cuerpos de bebés calcinados.
    El ejecutor material del incendio, convicto y confeso, anda libre. Íntimo del pillo Bours, en su momento sólo recibió, como consta en actas ministeriales –y después de haber sido balconeado por un travesti– “una severa reprimenda del gobernador, por no haber quemado los archivos en horario nocturno”.
    Matanza de bebés, discapacidades provocadas a muchos otros, que aún sigue impune.
    GOBIERNO FEDERAL, BLANDENGUE
    Hoy, ante una barbarie política, psiquiátrica y social –no un descuido de favoritos– el escándalo internacional sólo alcanza para que el psicópata que “despacha” en Chilpancingo, apoyado por sus voraces compañeros de aventura del PRD, vocifere y amenace, en un tono rijoso y provocativo, y ante la ausencia de autoridad moral de la Federación, que él sólo pagará las consecuencias, si así se lo pide una consulta popular que utilice los lugares y las urnas con las que se le eligió, organizada –¡faltaba más!– por el hijo de Arnaldo y, obvio, ¡en la cual pierda por mayoría relativa!
    El gobierno federal, blandengue y arrinconado, alcanza a responder, entre balbuceos, que, efectivamente, se advierte “cierta debilidad institucional”… y que se llegará “tope hasta que tope” (?) en lastimosas apariciones públicas que sirven para que nos percatemos por qué cada quién hace lo que se le hincha…
    Se percibe y se comprueba que no existe la menor intención de hacer justicia. Que no importa lo que se diga de México en el mundo, porque “gracias a las reformas estructurales” (que “no son acto de magia”, pues haberlo dicho antes estimadísimo Virrey Videgaray, no lo sabíamos) todo será miel sobre hojuelas.
    La barbarie de Guerrero sólo alcanza para que, cariacontecido, frente a empresarios y medios en Nueva York (¿dónde más?, aunque ¡podría haber sido en Disneylandia!) el Virrey Videgaray comente, a medio gas, que ciertamente, le preocupan “los brotes ?aislados de violencia” que pudieran provocar ausencia de inversionistas interesados en nuestros recursos naturales.
    Desconoce, con estulticia absoluta, no sólo con ingenuidad o perversidad, que ” quien causa la miseria, causa la violencia”, según reza el milenario refrán latino.
    VIDEGARAY, CÍNICO COMO AGUIRRE
    No puede llamarse a engaño, con ese cinismo en el que compite con “El Gordo” Aguirre, Videgaray –quien sí es en gran parte culpable de lo que sucede, por sus pifias económicas que han arrastrado al país a la sequía y a la miseria.
    Alcanza, para que el prófugo alcalde de Iguala, burlándose? del interregno causado por autoridades ministeriales enfrascados en discusiones sobre quién debe perseguirlo en función del fuero en vigor, traiga en la bolsa un amparo marca llorarás, conseguido ¡hace dos semanas! que lo protege contra cualquier autoridad, hasta que no se defina quién es el responsable de la matanza.
    Alcanza sólo para que nada cambie y todo siga igual. Para que sigamos atenidos a la bondad futura que derramarán sobre nuestras cabezas las reformas estructurales- más cadavéricas que el mexican moment–; alcanza para que el igualteco nos mande postales de Navidad desde algún resort caribeño, para que se le cumpla al Mar-Chelo lo del debate que lave su honorabilidad y, el colmo, para que el Aguirre maneje las elecciones en Guerrero desde su cargo de gobernador reloaded? y nos impongan a otro perredista, descastado, sanguinario.
    ¡Ah, se me olvidaba!, alcanza para que acaben de aplaudir los asistentes los sesudos informes de la presidenta del DIF de Iguala, consejera de honor del Grupo Guerreros Unidos, adscrita a la mafia de los Beltrán Leyva, y abanderada del coro político en la consagración del infame “gobernador” ?de Guerrero.
    ¡Y háganle como quieran! Aquí no se arregla nada. ¡Aquí nomas los chicharrones de la reforma estructural truenan! ¡Qué reforma educativa ni que nada, acuéstense y quítense los calzones, diría cualquier dictador de un pasado trágico ?que nos persigue insolente y demoníaco!
    Las masacres de Tlataya, de Ayotzinapa, de Hermosillo, y las que se acumulen esta semana, tienen un denominador común: se llama impunidad; se llama ignorancia; se llama enfermedad de poder; se llama heroína… ¡se llama locura!
    Lo que pasa es que cuando los que mandan creen que mandan, también creen que ellos son los que perdonan a los que transgreden las bases de convivencia… lástima que nunca es verdad.
    Todo se descubre hasta que ya es demasiado tarde…
    Índice Flamígero: Excepcional guerrerense, don Raúl D. Domínguez ha dirigido una carta al titular de la PGR, Jesús Murillo Karam que vale la pena consignar: “Ayotzinapa es la sevicia, la codicia y la estulticia de esa cruenta, rata, tonta e ignota gubernatura de Ángel Heladio Aguirre Rivero (a) Ángel A. Rivera y ésta es una criatura única y esperpéntica del capo Rubén Figueroa Alcocer (a) Burrén Figuermex Ex-chómpiras, por los sangrientos hechos notorios que ninguna prueba requieren; en la especie se trata de su política pública local de “matar o secuestrar y luego enterrar e incinerar en fosas clandestinas”; son un par de sujetos sin código de honor, sin valores morales y sin principios éticos; ambos son responsables de delitos de lesa humanidad que no prescriben y deben ser consignados por el procurador de la República ante el juez penal federal del reclusorio de alta seguridad en Almoloya, Edomex; tal capo y su valido encarnan una haragana casta, entronizada en la vida pública guerrerense desde el inicio de la revolución armada el 28 de febrero de 1911, cuándo sus tíos Ambrosio, Rómulo, Francisco y Andrés Figueroa Mata se fueron a la bola y son señores de horca, cuchillo, carabinas 30-30, pistolas colt 22, 9 mm y 45 expansivas o ametralladoras Mini-uzi, Ak-47 & Barret 50; desde hace 103 años son los caciques en Guerrero. Los Figueroas de los años 90’s son una banda juniorcitos, como Rubencito Figueroa III y Rubencito Figueroa IV, que a sangre y fuego con papito-abuelito están tratando de controlar Acapulco y el Congreso Estatal, uno se empeña en ser alcalde de Acapulco y el otro diputado local; uno es de Huitzuco, casi cincuentón sin oficio ni beneficio y sin residir en aquel Puerto, quiere llegar ahí como satélite, es Sputnik y, el otro, es Velasco; qué asco de malandrines; el abuelo de éste ha amenazado de muerte al remitente y ordenó asesinarlo al intrauterino del gobierno de Guerrero 1996-1999, por ese real y fatal motivo, a esos ex-gobernadores, el remitente les perdió la confianza.

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login