Don't Miss

    Tu decides

    By on 25 julio, 2014

     

    La semana pasada fuerzas federales y estatales ingresaron a la casa hogar “La Gran Familia” en Zamora Michoacán, en la que vivían 458 niños y 178 adultos. La noticia, con visos de montaje, dio la vuelta al mundo opacando cualquier otro foco informativo nacional.
    La acción policiaca, iniciada a primeras horas de la mañana a fin de asegurar ser la nota del día dio, como resultado presencia mediática abrumadora: niños abandonados, fotos escandalosas, violaciones, vejaciones e injusticias son ingredientes del éxito mediático.
    En el centro del drama una mujer mayor fue sacrificada, su nombre Mama Rosa. La casa hogar, fundada por ella en 1947, había caído en la desgracia y habiendo sido escenario de visitas y fotos de personajes y políticos distinguidos, fue presentada ahora comofoco de podredumbre y vergüenza de la nación.
    Una vez más los niños manipulados, usados como centro de intereses de los adultos.
    No es la primera vez que esto sucede en el país aunque si esperamos que sea la última. En los años ochenta el entonces Gobernador de Nuevo León Alfonso Martínez Domínguez –sin el innecesario montaje de ahora- conoció de la corrupción de la Ciudad de Los Niños de Monterrey del Padre Carlos Alvarezy otorgó el control de la institución a un grupo de empresarios que a su vez lo pusieron en manos de la Prelatura del Opus Dei.
    La raíz del problema es la misma y no está ni en Mamá Rosa ni lo estuvo en aquel momento en las del Padre Carlos Alvarez, el problema es un estado que no aprende aún a cuidar a su niñez.
    Con acierto lo decía Enrique Krauze: “Toda vida humana es sagrada pero la vida de un niño lo es más. Por eso, si en La Gran Familia hubo delitos, así como maltrato y abusos sexuales a niños, sobre los culpables de ese hecho abominable debe caer todo el peso de la ley”.
    Es una cierta miopía del estado y de la sociedad civil que no alcanza a ver con claridad lo verdaderamente importante. Bienvenidas las reformas energética y de telecomunicaciones, pero y la reforma pendiente que nos asegure el bienestar de nuestros niños, para cuándo?
    Cuando y quién debe reformar lo que haya que reformar para que nuestros niños –que son en verdad el futuro por no decir el tesoro de la nación- vivan como deban de vivir con o sin padres Alvarez o mamás Rosas.
    En la página web de la Presidencia de la República se enuncian los Derechos del Niño:
    1. Que sus derechos sean reconocidos
    2. La protección
    3. El tener un nombre y una nacionalidad
    4. La Salud
    5. Contar con los cuidados especiales si los requiere
    6. El tener una Familia
    7. Educación
    8. Vivienda y alimentación
    9. Recreación
    10. El ser amado
    Quién en México se deberá encargar -desinteresadamente, sin usar de los niños- de que estos principios se cumplan?
    Si un niño ve por primera vez desde el pasto del hospital, si decenas de bebes murieron en el irresponsable incendio de una guardería, si las calles son la casa de miles de niños que pasan hambre, si se abusa de ellos en algunas casas hogar –por no mencionar los que mueren inocentemente en el vientre de su madre- algo urgente hay que corregir.

    About Redaccion El Heraldo SLP

    You must be logged in to post a comment Login