Don't Miss

En China realizaron 11 millones de pruebas de COVID-19 en solo 2 semanas

By on 31 mayo, 2020

 

Wuhan está a punto de completar las pruebas de toda su población de 11 millones de personas, esto debido a que China invierte recursos masivos para evitar un resurgimiento de las infecciones por COVID-19.
Alcanzar la meta en un momento en que Estados Unidos y otros países están luchando por implementar pruebas adecuadas ha requerido la movilización de miles en la ciudad donde se identificó por primera vez el virus.
Todos los residentes y los que figuran en los documentos de identidad han sido contactados para una evaluación, y las autoridades de Wuhan han reportado solo un nuevo caso desde que el programa de dos semanas comenzó el 13 de mayo.
Los esfuerzos en pruebas de China son parte de un impulso en todos los niveles del Gobierno para cambiar la narrativa pública hacia el futuro en medio de acusaciones de que el país retrasó su respuesta al virus que ha infectado a casi 6 millones y ha cobrado la vida de más de 360 mil. Beijing está acelerando el desarrollo de vacunas, ampliando las pruebas en todo el país y manteniendo rígidas restricciones de viaje para garantizar que la caída de las infecciones se mantenga de esa manera. «China ha demostrado que pueden movilizar los recursos humanos y el equipo necesarios para hacer las cosas rápidamente y a escala», dijo Raina MacIntyre, profesora de bioseguridad global en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney. «Es una combinación de capacidad tecnológica y voluntad política».
Si bien China rechazó las acusaciones de que encubrió el virus en sus primeros días, también habló de la cooperación internacional en un mundo posterior al coronavirus. La semana pasada, el primer ministro Li Keqiang pidió una reforma del sistema para la prevención de enfermedades y mecanismos mejorados para la notificación directa y temprana de brotes.
«Cualquier infección, siempre que se encuentre, se tratará de inmediato», indicó Li en una conferencia de prensa el jueves para la reunión política más importante del país. «Nunca se permitirá el encubrimiento».
Wuhan, que tenía solo cinco casos activos hasta el viernes, utilizó varios métodos diferentes para evaluar a sus habitantes, desde diagnósticos que buscan infecciones activas hasta mediciones de anticuerpos que detectan marcadores en la sangre por la exposición al coronavirus.

Se instalaron carpas improvisadas en complejos residenciales en toda la ciudad para limpiar los cuellos o narices con los resultados que probablemente serán observados de cerca a nivel internacional dada la posición de China como la primera economía importante que emerge de los bloqueos de COVID-19.

«Definitivamente es un milagro si 11 millones de personas realmente se han hecho la prueba en solo dos semanas», recalcó Zhou Xiangning, un lugareño de Wuhan que dijo que la prueba de hisopo de la garganta tomó alrededor de 20 minutos.

Alcanzar el objetivo de 11 millones ha requerido la adopción de un método de prueba por lotes que permitió a los trabajadores de la salud evaluar hasta 10 muestras simultáneamente.

La agrupación de muestras permite más pruebas con los kits existentes y, al mismo tiempo, proporciona una precisión de diagnóstico suficiente, según un artículo publicado en la revista médica Lancet a fines de abril. Si se obtiene un resultado positivo del lote, las autoridades pueden hacer un seguimiento con evaluaciones de cada persona del grupo.

«No es exacto en el sentido de que, si obtienes un resultado positivo, no sabrás quién en el lote es positivo», dijseñaló o MacIntyre. «Pero permite la detección rápida de diferentes áreas, y si encuentra un resultado positivo, puede ingresar y evaluar a cada uno individualmente».

Aun así, la técnica podría no ser aplicable en otros países que todavía informan decenas de miles de infecciones. El método solo es eficiente cuando la tasa de infección es inferior al 1 por ciento, según Peng Zhiyong, director de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Wuhan Zhongnan.

«Si la tasa de infección entre la población es tan alta como el escenario anterior en Wuhan, esto aumentaría el costo de las pruebas», dijo Peng a los medios locales.

La enorme capacidad de pruebas de China ha eclipsado a muchos países desarrollados, incluidos Estados Unidos y Reino Unido, pero también planteó dudas sobre si los esfuerzos masivos son esenciales o excesivos, ya que los resultados de Wuhan solo muestran casos en un solo dígito.

No ha sido un proceso sencillo para todos los que están siendo evaluados, pues algunos residentes recurrieron a las redes sociales para quejarse de los tiempos de espera y expresar su preocupación por la falta de distanciamiento para quienes hacen cola.

Como los residentes no podían abandonar Wuhan hasta que se les hizo la prueba, Ariel Min, de 25 años, dijo que fue a un hospital para poder obtener un resultado ese día y poder viajar a Shanghai. Las ubicaciones de la comunidad respaldadas por el Gobierno pueden demorar una semana en obtener resultados.

La presión del Gobierno y la sociedad ayudó a aumentar los números que respondieron. Cualquier persona que no sea examinada se enfrenta a la posibilidad de que su estado de salud con código de color sea degradado. Simplemente pasar del verde al nivel inferior amarillo afecta la capacidad de una persona para trabajar, viajar fuera de Wuhan y obtener acceso a restaurantes, transporte público y otras instalaciones.

Los residentes que no se hacen la prueba también pueden ver sus nombres en el tablón de anuncios público, de acuerdo con Ma Cong, a quien le sacaron sangre la semana pasada.

«La comunidad está siendo muy estricta en esto porque serán responsables si hay alguna omisión», agregó.

About Redaccion El Heraldo SLP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *