Don't Miss

Fascinantes secretos que puedes descubrir en la obra maestra de Rembrandt

By on 26 mayo, 2020

 

A las 9 de la mañana del martes 12 de mayo el Rijksmuseum en Amsterdam, Holanda, publicó en su sitio web una imagen de «La Ronda Nocturna» (1642) de Rembrandt.
Quizás estás pensando que eso no tiene nada de raro. Después de todo, el museo frecuentemente publica obras maestras de la Edad de Oro neerlandesa. Pero hay algo sobre esta fotografía en particular que la hace sobresalir.
La imagen presenta la obra sin enmarcar con un trasfondo gris oscuro. Se ve clara y bien iluminada pero no parece excepcional… hasta que haces clic.
Inmediatamente, la imagen se agranda y ves más detalles.
Si haces clic otra vez, te propulsa hacia la mano estirada del capitán Frans Banninck Cocq. Otro clic y te encuentras cara a cara con el líder del grupo de hombres algo molestos.
Un clic más, y puedes ver el brillo en su ojo y la textura de su barba pelirroja. En ningún momento la imagen se desvirtúa ni se distorsiona.
A medida que sigues haciendo clics, te vas metiendo cada vez más en la obra hasta que ese ojo del capitán queda del tamaño de un puño y te das cuenta de que ese pequeñísimo brillo que viste antes no es resultado de una pincelada de Rembrandt, sino de cuatro aplicaciones separadas de pintura, cada una cargada con un tono de pintura ligeramente diferente.
Ni siquiera entonces la imagen virtual de la gran obra pierde su nitidez.
Entonces te detienes y piensas: «¡Caramba! A pesar de que probablemente nadie iba a ser capaz de notarlo, Rembrandt usó cuatro colores diferentes para pintar un minúsculo efecto de luz en el ojo de uno de muchos personajes de tamaño real representados en este retrato de grupo».
Quizás este visionario holandés del siglo XVII previó un futuro en el que los primeros experimentos con técnicas de cámara obscura, los que quizás probó, eventualmente llevarían a una tecnología fotográfica capaz de registrar la representación visual de su gigante lienzo a un nivel de detalle más fino que el que el mismo artista podía ver.
Por ejemplo, siempre me ha gustado el perro fantasmal que se voltea y le gruñe al tamborilero que está en la orilla de la pintura. Yo había asumido que el sabueso no estaba terminado y por lo tanto no había sido querido por Rembrandt. Pero ahora puedo ver, al acercarme, que el artista no sólo le puso un elegante collar, sino que le añadió un pendiente de oro con un pequeñísimo destello de pintura roja para hacer eco del color de los pantalones del tamborilero.
Es claro que a Rembrandt le gustaban los perros. Como siempre, hay artificio detrás del arte, como verás a los pocos minutos de acercarte a «La Ronda Nocturna».
Rápidamente se hace evidente que Rembrandt primero creó su composición maravillosamente dinámica, y luego la afinó a medida que avanzaba. Verás que hizo muchas pequeñas correcciones sombrías (pentimenti), como la parte superior de la baqueta del baterista en el extremo derecho, o en el dedo índice del alférez que sostiene la bandera de la tropa en alto.

About Redaccion El Heraldo SLP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *