Don't Miss

La batalla entre las religiones del Libro, según Peter Sloterdijk

By on 21 mayo, 2020

 

“Dios ha muerto”, sentenció el filósofo alemán Friedrich Nietzsche hace más de un siglo. Se refería, entre otras cosas, a cómo la cultura occidental se había desprendido de “Dios” como motivo regente de sí. Gobierno y religión dejaban de ser una dupla y los siglos de la preponderancia de la religión sobre el gobierno habían terminado, intercambiando los papeles hasta llegar a la secularización social. Sin embargo, decir que la noción de “Dios” ha desaparecido del mundo es otra cosa, quizá quede como un fantasma o como un marginado en la organización de la sociedad moderna, pero sigue existiendo y las tres grandes religiones del Libro –judaísmo, cristianismo e islam–, con sus aún millones de creyentes, lo atestiguan.
Peter Sloterdijk, en Celo de Dios. Sobre la lucha de los tres monoteísmos (2007), hace un análisis, tan denso como extraordinario, sobre la lucha ideológica y fáctica de los tres monoteísmos. Presenta a las tres religiones como religiones “celantes”, es decir, celosas a ultranza al considerarse cada una como la portadora legítima del mensaje sagrado del verdadero y único Dios.
Señala que la postura esencial del judaísmo es separatista y anti-imperial. Es una campaña centrada más en la defensa que en el expansionismo. Su organización responde a la efectividad de una comunidad cerrada y selectiva. Conociendo la historia de exilio del pueblo judío, se entiende que la sola existencia de su doctrina es para ellos una predicación.
En cambio, tanto el islam como el cristianismo mantienen desde muy temprano en su historia, una campaña monoteísta de expansionismo. Recordemos la agresividad de sus “guerras santas”. El cristianismo, nos dice el autor, traba bajo acciones de universalismo ofensivo. Basta revisar su historia para encontrarnos con ejemplos que lo sustentan. La “palabra de Dios” debe llevarse a cada rincón del mundo para salvar las almas, para llevarles la palabra del dios verdadero. Y sabemos que tal misión no ha ido solo acompañada de palabras, sino de sometimiento e incluso muerte.
Con el islam nos encontramos ante otra religión con un modelo también ofensivo, con características similares al celo militante del cristianismo. Ambas religiones consideran a su dios y a su libro sagrado como los únicos y verdaderos. De allí la rivalidad y los ríos de sangre que entre las dos han derramado a través de siglos. Ni el islam ni el cristianismo pueden hacer concesiones al contrincante –ni a ningún otro credo– pues ello sería desmentir la legitimidad exclusiva del propio.

http://elheraldoslp.com.mx/wp-content/uploads/2020/10/9DB0664D-73A9-4515-A196-4FFA2A00C1E4.jpeg

About Redaccion El Heraldo SLP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *