Don't Miss

Las cardinales

By on 16 enero, 2020

Las virtudes cardinales, aprendidas en el tiempo o en el ejemplo, dan la pauta en buen grado a nuestras vidas en este mundo, así como las virtudes teologales fe, esperanza y caridad, nos abren brecha para el siguiente.
Sigo para el que me sigue:
Según mi compadre Aristocles, (Platón para los cuates, el de los ojitos de calambre), las virtudes morales, también conocidas como cardinales, son cuatro: la prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia.
Prudencia (Andrés presume que tiene). Tan escasa en los hombres como el estacionamiento en el centro histórico -o histérico, como le acomode- y que ciertas definiciones la empatan con la templanza. Se entiende como el actuar con cautela para lograr un objetivo deseado. El hacer y el decir no deberían de salvarse de este ingrediente, en teoría. Para los egipcios un individuo es prudente cuando tiene la astucia de una víbora de tres cabezas: una de león, otra de lobo y la última de perro, en donde el león representaba el vigor, el lobo la agilidad y del perro la paciencia (esto último nunca le entendí).
Fortaleza (Andrés no la tiene). Lejos de considerarla como un caparazón contra todo, impenetrable, se refiere a vencer los temores, uno de los grandes retos de la humanidad. Aclaro que no tiene nada que ver con la fortaleza que te prometen comiendo Zucaritas, tampoco se confunda con resiliencia, término meramente psicológico y que se refiere a salir adelante de circunstancias adversas como la pérdida de un ser querido o la estela traumática que deja algún accidente, por citar caso alguno. La fortaleza es enfrentar los miedos o temores, no más.
Templanza o control de voluntades (Andrés no la conoce). No es más que limitar los apetitos de una manera razonable. Se habla de apetitos en todos sus colores, no es abstinencia, es control, moderación.
Justicia……órale que tema (Andrés tiene una personalizada). Es otorgarle a cada uno lo que le corresponde en base a la verdad. Tan escasas y por lo mismo tan de moda, la justicia y la verdad, ambas dos. Demasiada demanda para la oferta existente actualmente. ¿Y qué creen? La justicia nace por la necesidad de crear y mantener la armonía entre los integrantes de una sociedad. ¿Qué cosas no? Sueño guajiro de la utopía perfecta. Una asignatura ausente más sin cumplir de la 4T en donde la división y el mal social sigue creciendo. Manufactura cara eso de la justicia ya que su insumo principal es la verdad y cualquier indicio de manipulación se transforma en mentira debilitando la justicia en el mas estricto de los significados.
Nuevamente el complicado de Platón levanta la mano y habla de principio de solo de tres virtudes que caracterizan al hombre justo: la prudencia, el valor y la templanza y que cuando se desarrollan en conjunto generan justicia. Dicho de otra manera: no podemos hacer pan sin harina.

@barrerAr

About Redaccion El Heraldo SLP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *