Don't Miss

Firmeza salarial

By on 22 agosto, 2019

Los 2.7 millones de trabajadores que se integraron al mercado laboral en el sexenio pasado 2012-2018, ganaban hasta un salario, los que ganaban de uno a dos salarios mínimos eran 2.3 millones, los que ganaban de dos a tres salarios mínimos se incrementaron en 126 mil empleados, mientras que los que ganaban de tres a cuatro salarios mínimos se redujeron en 794 mil empleados y los que ganaban más de cinco salarios mínimos se redujeron en 686 mil empleos.
En un país con una fuerza laboral de 52.2 millones de trabajadores, únicamente 567 mil que representaban el 1.0 por ciento ganaban más de 10 salarios mínimos al mes equivalentes a más de 24 mil pesos mensuales, mientras que el 81.5 por ciento de los trabajadores obtenían menos de 5 salarios mínimos que percibían menos de 12 mil pesos al mes en la administración de Enrique Peña Nieto.
Las remuneraciones en términos reales en la economía se estancaron desde el año 2005 hasta finales de noviembre del 2018, resultando la caída en las remuneraciones salariales de los trabajadores se vio reflejada en el hecho de que el consumo privado haya reducido su participación 75 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB).
En los últimos 36 años, el modelo de competitividad internacional de nuestro país se basaba en mantener los salarios bajos, a fin de compensar costos de energía, telecomunicaciones e insumos intermedios y de logística e infraestructura de carreteras, puertos, aeropuertos y puentes internacionales, así como otros costos relacionados a trabas regulatorias, seguridad y hacer valer el estado de derecho.
La ampliación de las brechas salariales entre México, Canadá y Estados Unidos que se ha dado en la historia del Tratado de Libre Comercio, en el índice de remuneraciones manufactureras creció 19.5 por ciento en Canadá, 18.7 por ciento en los Estados Unidos y únicamente 3.3 por ciento en México.
El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) define como salario suficiente como aquellos trabajos con ingreso suficiente para superar la pobreza.
La reducción significativa en las diferencias salariales de México, consiste en evitar seguir desmantelando nuestra industria ni basar su productividad en salarios precarios, debido que esa ruta no tiene futuro.
A diferencia de los resultados registrados en el sexenio pasado 2012-2018, en la actual administración pública federal se procedió al aumento del salario como un asunto de justicia y humanismo, siendo autorizado el incremento del 16.2 por ciento de 88.36 a 102.68 pesos en el área de Salarios Mínimos Generales a nivel nacional, mientras que en el área geográfica de la Zona Libre de la Frontera Norte se duplica a 176.72 pesos, con un incremento del 100.0 por ciento, en beneficio de 62 millones 374 mil 662 trabajadores registrados con ambos aumentos salariales.
Los porcentajes de incrementos salariales contractuales han sido de 5.23349 en enero, 6.29954 febrero, 6.78008 marzo, 4.98010 abril, 6.00193 mayo, 6.51710 en junio y 5.92035 en julio del 2019.
Los incrementos salariales contractuales, empresas públicas y empresas privadas en la presente administración pública federal han superado a los registrados en los últimos 36 años por las administraciones de Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto:
Análisis Comparativo de Incrementos Salariales Contractual 2018-2019

Meses 2018 2019

Enero 4.73896 5.23349

Febrero 5.46246 6.29954

Marzo 5.52257 6.78008

Abril 4.59239 4.98010

Mayo 6.04674 6.00193

Junio 4.55210 6.51710

Julio 4.56002 5.92035

tractual 2018-2019”, Lic. Alberto González Káram, Presidente de la Comisión Binacional de Asuntos Fronterizos del Colegio Nacional de Economistas, A.C. (CNE) y Vicepresidente del Colegio de Economistas del Noreste de México, A.C. (CENEMAC), Investigación Especial, Agosto del 2019.

Los verdaderos líderes de las economías mundiales se caracterizan por fijarse las siguientes tres prioridades: Crear la mayor cantidad de empleos estables y mejor remunerados, impulsar el crecimiento sostenido de la producción en todos los sectores de las actividades económicas y abatir el incremento de los precios en los bienes y servicios que son demandados mayoritariamente por sus gobernados.
La nueva política de salarios mínimos está encaminada a saldar una deuda histórica con los trabajadores de menores ingresos, incrementar el consumo y dinamizar el mercado interno.
El reto durante la presente administración pública federal es pasar de un salario mínimo a un salario digno que garantice un piso de bienestar para todas las familias mexicanas en el período 2019-2024.

About Redaccion El Heraldo SLP