Don't Miss

Sarampión y rubeola… algunos datos

By on 23 abril, 2019

(World Health Organization Apr 15, 2019; Nat Briefing)

El reconocimiento oportuno de sarampión y rubeola es crítico para su control a través de detección temprana y análisis de transmisión en base a patrones y reporte de los casos.
Mayoría de los estados de los EEUUA envían reportes mensuales de los casos identificados como sospecha y confirmación de sarampión y rubeola al registro Nacional de Enfermedades Infecciosas y a la Organización Mundial de la Salud; en general, el número de casos reportados representa sólo una proporción pequeña en relación al número de casos reales de la población, ya que algunos pasan desapercibidos y otros aún bajo diagnóstico preciso, no se reportan. Adicionalmente, hay retraso de 1 a 2 meses para reportarlos. Independientemente de lo antes escrito, en el presente año, los casos de sarampión son 3 veces más que lo informado en la misma fecha para los años anteriores, ante lo que hay alarma en el país vecino del norte.

¡Difteria cutánea!
(Griffith J et al. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2019 Mar 29)

Se reportaron 4 casos de difteria cutánea en viajeros que regresaron de áreas endémicas de Corynebacterium diphteriae. La difteria respiratoria y cutánea ya no son endémicas en los EEUUA, debido a la vacunación e inmunización con la vacuna que contiene el toxoide diftérico, a menudo reforzado por la administración profiláctica de la antitetánica por la vacuna triple contra tétanos-difteria-tosferina.
Estos 4 casos de difteria cutánea se reportaron a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de septiembre de 2015 a marzo de 2018 de pacientes de Minnesota, Washington y Nuevo México, posterior a retorno de viaje de Somalia, Etiopía y Filipinas. Inicialmente no se sospechó difteria hasta no identificar los organismos corineiformes de las lesiones exudativas (de úlceras y vesículas) y su identificación por laser a través de espectrometría de masas; en tres de los 4, hubo otros microrganismos (estafilococo, estreptococo y pseudomonas); todos los infectados curaron con penicilina o eritromicina. Uno de estos pacientes había recibido vacunación con toxoide diftérico 8 años antes.

Los datos disponibles desde 1998 a 2017 en los CDC, conforman 248 aislados humanos de C. difteria, de los que 130 (52%) fueron cutáneos. El tratamiento debe de llevarse con 14 días con los antibióticos mencionados y los contactos cercanos deben de recibir tratamiento con penicilina o eritromicina también.
La vacunación protege menos al paso de los años y no es útil el empleo de toxoide en casos agudos.

Transplante de órganos de personas infectadas por virus C de hepatitis(Woolley AE et al. N Engl J Med 2019; DOI: 10.1056/NEJMoa1812406)
Mil pacientes mueren cada año en espera de trasplante de corazón o pulmón. Aunque el trasplante de órganos ha aumentado 20% en los últimos años, en gran parte debido a mayor número de potenciales donadores que mueren por sobredosis de drogas, los que antes se limitaban por la seropositividad de virus C de hepatitis.
En el pasado, el trasplante de órganos de donadores infectados por el virus C de hepatitis hacia recipientes no infectados, condenaba a éstos a transmisión del virus en 82%, lo que adicionalmente les confería mayor riesgo de rechazo por problemas de daño vascular y rechazo acelerado.

Actualmente y derivado de la experiencia con trasplantes de riñón e hígado, la infección por virus C de hepatitis se trata de manera efectiva y se alcanza curación con la terapia potente antiviral, la que se lleva a efecto horas posterior al trasplante independientemente del genotipo.

Los autores estudiaron 44 pacientes que recibieron trasplante de corazón o pulmones con virus de hepatitis C, a quienes se les trató con sofosbuvir-velpatasvir por 4 semanas, desde horas después del trasplante para bloquear la replicación viral; 26 recibieron pulmones y 8 corazón, con promedio de carga viral de 890,000 UI/ml (276,000 a 4.63 millones), con genotipo 1 en 61%, genotipo 2 y 3 en 17% cada uno e indeterminado en 5%; el 95% tuvo carga viral indetectable inmediatamente posterior al trasplante(1800 UI, de 800 a 6180) y el 100% a 6 meses estaba vivo y sin carga viral.a proteína total tau es mayor en personas con la enfermedad Alzheimer (AD) y otras demencias que se asocian a deterioro cognitivo (MCI). Lo anterior se evidenció en dos estudios longitudinales con la finalidad de determinar estas enfermedades demencialesen quienes la proteína total tau mostró endofenotipos.

About Redaccion El Heraldo SLP