Don't Miss

Cancún: Un alto en el camino por un mejor destino

By on 14 noviembre, 2018

Cancún, Q.R., me encuentro en este maravilloso lugar participando en un interesante evento organizado por el Foro Nacional de Turismo, que dirige el gran Fernando Martí y cuyo Consejo Directivo me honro en presidir. Se ha organizado a instancias de la nueva alcaldesa de Benito Juárez, Mara Lezama, quien ha decidido empezar profesionalmente con su gestión buscando conocer diversos puntos de vista acerca de lo que puede esperar a un destino turístico como este Centro Integralmente Planeado, promovido por FONATUR, hace ya casi 50 años.

A manera de las conocidas y populares “Ted Talks”, 15 conferencistas y panelistas hemos presentado algún tema que se ha considerado importante para el futuro sustentable de esta maravilla turística que, sin lugar a duda, como se ha dicho aquí, es el “buque insignia” del turismo mexicano.

Inicialmente se presentó un diagnóstico en el que se analiza la forma en que el crecimiento poblacional y económico ha desbordado cualquier plan o previsión, y en donde resaltan importantes amenazas para la sustentabilidad en los tres aspectos que la determinan: el social, el económico y el ambiental.

Igualmente se presentaron puntos de vista interesantes sobre lo que se puede hacer a estas alturas para lograr lo que ha postulado Jaime Lerner, ex alcalde de Curitiba, Brasil, en el sentido de evitar que la tendencia se convierta en destino. Esto es, corregir lo que va en sentido contrario a un futuro de bienestar social, dinamismo económico, preservación ambiental y seguridad para las personas, sus bienes y sus familias. Y es alentador constatar cuantas opciones hay para conseguirlo.

Destacaron también las reflexiones hechas alrededor del desarrollo de la actividad turística y en especial de la hotelería, el desarrollo inmobiliario y la consolidación del producto turístico, más allá de las instalaciones hoteleras. Ello, sin dejar de lado la advertencia sobre el peligro de que, en un destino como éste, como resultado de la falta de políticas de desarrollo social efectivas y de gran alcance, se de la convivencia de la miseria y la opulencia. Al respecto, se destacó la enorme contribución que las empresas pueden hacer siendo socialmente responsables.

Por lo que hace a mi participación en este evento, se dio al lado de la de Drew Sinclair, uno de los fundadores de SvN, una firma de urbanismo y arquitectura de Toronto (en donde trabaja Ana Paula, mi hija) con la que mi consultora, Bufete Consulta, ha venido construyendo una interesante alianza para el manejo de proyectos de desarrollo urbano-turísticos. A Drew le toco proponer algunas ideas sobre el rescate urbano de Cancún y a mí me correspondió hablar sobre la figura de los Organismos de Gestión de Destino, más conocidos como DMO´s, por las siglas en ingles de los “Destination Management Organizations”.

Presenté brevemente los casos de Barcelona, Nueva York, Montreal y Copenhagen, en donde se han constituido este tipo de organismos mixtos, en los que los sectores público y privado unen esfuerzos para “gestionar” adecuadamente el desarrollo de sus destinos en materias tales como la planeación, la promoción, la calidad, el desarrollo de nuevos nichos turísticos y el acceso a nuevos mercados, entre otras importantes actividades relacionadas con el interés general del destino, por encima de los intereses de un sector específico. Algo así como el interés común.

Llamó mucho la atención de la audiencia conocer que este tipo de organismos no se constituyen solo con la participación de personas o empresas y asociaciones relacionadas con el sector turístico directamente, sino que agrupan a otras de diversos sectores (comercio, industria o servicios) que son conscientes de la importancia del turismo para la economía y de los beneficios que reciben directa o indirectamente de esta actividad.

Para el caso de México, analizamos el extraordinario caso de Tequila, en donde Don Juan Beckman ha promovido la formación del Consejo para el Desarrollo Integral de Tequila, en el cual participan los gobiernos federal, estatal y municipal, junto con representantes de la sociedad, copresidiéndolo el propio Sr. Beckman y el Presidente Municipal en turno. En forma ordenada y metódica, han diseñado y puesto en marcha los planes de desarrollo del destino, sin descuidar detalle alguno, ya sea relacionado con el abasto de agua, la planeación urbana, el desarrollo de vivienda o de la educación, el cuidado de la calidad, el plan para ser una ciudad inteligente o hasta el aprendizaje del idioma inglés para la gran mayoría de la población. Es interesante ver la forma en que ya se tiene previsto todo para pasar de 300,000 visitantes en 2018, a ¡Un millón! En 2040. Para mí, este es el único ejemplo en México que puede considerarse como un verdadero DMO.

Finalmente hablé sobre el caso de Mazatlán, en donde, por decisión del Gobernador Quirino Ordaz, se encuentra en formación el DMO de Mazatlán y de la zona sur del estado de Sinaloa, en cuya organización y desarrollo nuestra firma participa activamente, y el cual adoptará la forma de una Asociación Civil, que utilizando un fideicomiso, transparentará el uso de recursos públicos y privados necesarios para sus actividades. Esperamos el inicio de operaciones para mediados de 2019.

Obviamente el interés en la figura se dejó sentir inmediatamente, pues, según me lo comentaron, muchos ciudadanos de Cancún, empezando por la joven y carismática, Mara Lezama, están genuinamente preocupados por el futuro y consideran que, si Cancún preocupa o duele, llegó el momento de hacer entre todos algo de fondo y para siempre, para atender lo que se requiera en aras de un futuro mejor. En pocas palabras, llegó la hora de que los ciudadanos, con apoyo de sus gobiernos, se hagan cargo de su propio destino…turístico.

About Redaccion El Heraldo SLP