Don't Miss

Porros de la UNAM reviven varas de “halcones” de 1971

By on 9 septiembre, 2018
  • Utilizaron palos y bombas molotov como en “Jueves de Corpus”; miembro de “Los Lagartos” expone método para reclutar a jóvenes.

Como sucedió el 10 de junio de 1971 en el llamado Halconazo, el lunes pasado individuos con palos y piedras agredieron a estudiantes universitarios que realizaban una protesta cerca de Rectoría de la UNAM, en lo que fue señalado por las autoridades de la institución como un ataque artero y brutal.

Con similitudes como el hecho de que los porros llegaron el lunes en camiones, con armas punzocortantes y bombas molotov, la tarde del 10 de junio de 1971, mientras una movilización de estudiantes avanzaba por la calle Instituto Técnico Industrial y la calzada México-Tacuba, el contingente fue atacado por jóvenes armados con varas de bambú y otate.

Eran Los Halcones, el grupo paramilitar responsable de la tragedia del llamado Jueves de Corpus que, de acuerdo al 10 de junio de 2003. Ángeles Magdaleno, entonces directora de Investigación Histórica de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, aseguró que, según una investigación, formaban parte de una estructura mayor que fue creada entre 1966 y 1967 por el entonces teniente coronel Manuel Díaz Escobar, y que llegó a contar con unos mil 200 o mil 500 elementos.

De acuerdo con la UNAM, los presuntos agresores del lunes pasado fueron “grupos conocidos como Treinta y dos, del CCH Azcapotzalco; 3 de marzo, del CCH Vallejo; la Federación de Estudiantes de Naucalpan, y otras organizaciones de vándalos conocidos como grupos porriles”, de los que los alumnos piden sean sacados de las instalaciones de la Universidad ante su accionar violento, estrategia confirmada a EL UNIVERSAL por El Pelón, quien forma parte, desde hace 20 años del grupo porril Los Lagartos, de la Preparatoria 5 José Vasconcelos.

El Pelón aseguró en entrevista con EL UNIVERSAL que al ingresar a la preparatoria atestiguó varios sucesos violentos, en los cuales jóvenes de otras escuelas llegaban en camiones a destruir las instalaciones con petardos y golpear a la comunidad estudiantil, e incluso a los trabajadores de la preparatoria.

“El coraje de que me habían golpeado sin tener nada que ver, y también el grupo pidió apoyo para salir a defender a toda la escuela, y el coraje me obligó… bueno, no me obligó, cuando vi la oportunidad de desquitarme me pareció atractivo y para la siguiente vez que llegaron a petardear la escuela salimos a defender la escuela y a todo el estudiantado. De ahí me vieron y me invitaron a formar parte del grupo”, dijo.

El Pelón narra que en ocasiones los mismos profesores utilizaban a estos grupos para atemorizar a los estudiantes de nuevo ingreso.

About Redaccion El Heraldo SLP