Don't Miss

Rusia dice que el agujero en la estación espacial internacional pudo ser un sabotaje

By on 6 septiembre, 2018
  • Según Roscosmos, lo hizo «una mano vacilante» y hay rastros de un taladro que se desliza por la superficie.

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS), el laboratorio situado a 400 km sobre nuestro planeta, detectaron el pasado 30 de agosto una fuga de aire localizada en una nave rusa Soyuz atracada en el complejo.

La tripulación consiguió sellar el pequeño agujero de unos 2 mm, que en un primer momento se creyó producido por el choque de un meteorito. Ahora, la agencia espacial rusa, Roscosmos, sospecha que el orificio pudo ser producto de un sabotaje.

«Estamos considerando todas las teorías. La que se refiere al impacto de un meteorito ha sido rechazada porque el casco de la nave espacial fue impactado desde adentro. Sin embargo, es demasiado pronto para decir definitivamente qué sucedió», ha dicho a TASS Dmitry Rogozin, director general de Roscosmos.

«Pero parece que lo hizo una mano vacilante… es un error tecnológico de un especialista. Lo hizo una mano humana, hay rastros de un taladro que se desliza por la superficie. No rechazamos ninguna teoría», ha admitido.

«Es una cuestión de honor para Energia Rocket and Space Corporation (fabricante de la Soyuz) encontrar al responsable de eso, descubrir si se trató de un defecto accidental o un deterioro deliberado y dónde se hizo, ya sea en la Tierra o en el espacio.

Ahora es esencial ver la razón, conocer el nombre del responsable de eso. Y lo sabremos sin falta», ha prometido.

La caída de presión se registró en la plataforma orbital durante la noche del 30 de agosto.

Posteriormente se descubrió que la presión disminuía debido a una fractura de 2 mm en el casco de la nave espacial rusa Soyuz MS-09, concretamente en su módulo orbital, la parte superior del vehículo donde se sienta la tripulación durante los vuelos hacia y desde la estación espacial.

El Centro de Control de la Misión de Rusia dio instrucciones a los cosmonautas rusos Oleg Artemyev y Sergei Prokopyev para que taponasen el orificio del vehículo espacial con un sellador epóxico.

El trabajo fue realizado el jueves por la noche. Después de eso, los cosmonautas rusos hicieron fotos y grabaciones de vídeo del agujero y monitorearon su condición y presión en la estación espacial cada hora. Según los datos de Roscosmos, la presión sobre el puesto avanzado orbital se mantiene estable después de las reparaciones.

 

Además de Artemyec y Prokopyev, actualmente hay otros cuatro astronautas a bordo de la estación: los estadounidenses Drew Feustel, Ricky Arnold y Serena Auñón-Chancellor, y el alemán Alexander Gerst de la Agencia Espacial Europea (ESA).

About Redaccion El Heraldo SLP