Don't Miss

Restauración priísta (2): Morena, presidente, partido, populismo…

By on 3 septiembre, 2018

A veces los simbolismos cuentan… y cuentan mucho: el Porfirio Muñoz Ledo que alabó a Díaz Ordaz por Tlatelolco y que fue presidente del PRI del último presidente populista, José López Portillo, hoy es el ex priísta que preside la Cámara de Diputados y le pondrá la banda presidencial al ex priísta Andrés Manuel López Obrador y que representa a Morena y su origen político desde el PRI-PRD.

Y detrás de los simbolismos se encuentran las decisiones de poder: López Obrador está convirtiendo a Morena en el partido del Estado por los delegados morenistas como superdelegados estatales del gobierno de la república, ha potenciado el presidencialismo como el eje del ejercicio absolutista de la política y el corredor presidente-partido será el sistema político que antes giraba en torno al presidente de la república con mayoría priísta y al PRI.

Y para restaurar el modelo de sistema/régimen/Estado priísta ahora bajo el dominio de Morena, López Obrador también ha contado, como en los tiempos del PRI 1929-1976, con el aval-apoyo de la sociedad: los 30 millones de votos/53% de sufragios le dieron a López Obrador y a Morena la autorización para restaurar el viejo modelo de poder del PRI.

Lo más significativo de todo este análisis radica en que los jóvenes de 18 a 29 años fueron los que le dieron la victoria a López Obrador y a Morena: la mitad juvenil del padrón habría sumado 15 millones de votantes que se habrían sumado al promedio de 15 millones de seguidores de López Obrador en las elecciones del 2006 y del 2012 para sumar los 30 millones del pasado 1 de julio.

Los jóvenes nacidos entre 1989 y 1999 crecieron en el escenario de la crisis ideológica del viejo PRI. La toma del control del PRI, del gobierno y del Estado por los neoliberales comenzó en 1982 y se consolidó en 1988 con la captura del poder por los tecnócratas de Carlos Salinas de Gortari –gracias a Manuel Bartlett–que consolidaron el modelo neoliberal de crecimiento económico sin distribución de la riqueza. Con el neoliberalismo salinista comenzaron los años de PIB de 2% promedio de anual, de inflación que llegó a 150% en 1985 con Salinas como secretario de Programación y Presupuesto y del PRI como partido del neoliberalismo salinista vigente.

Por estas razones y en la lógica de la restauración del PRI populista 1934-1982 López Obrador se ha rodeado de estrategas de ese viejo PRI; Bartlett, Muñoz Ledo, Ignacio Ovalle, Ricardo Monreal, Esteba Moctezuma, Julio Scherer Ibarra, los panistas con mentalidad priísta como Germán Martínez Cázares o Manuel Espino Barrientos y los perredistas que llegaron al neopopulismo provenientes de la Corriente Democrática del PRI.

¿Cómo entender que el proceso de democratización del país desde 1968 haya derivado en la restauración con voto social del modelo PRI de presidente-partido-populismo? Como escribió alguna vez Luis Javier Garrido: “todos somos priístas hasta demostrar lo contrario”. El PRI, como lo demuestra el voto por Morena, no es un partido o una clase dirigente, sino una mentalidad social.

Los 30 millones de votos de López Obrador y la mayoría absoluta de Morena demuestran el modelo de la servidumbre voluntaria de Etienne de la Boetie (1549) como tercer tipo de contrato social: el democrático de Rousseau, el autoritario de Hobbes y ahora el de la dominación/sumisión a un líder-partido tipo PRI y ahora Morena.

El encumbramiento de López Obrador-Morena-populismo demuestra que los mexicanos siguen siendo priístas: ciudadanos en busca de líderes sociales.

Política para dummies: La política es el mandato de la inconciencia.

Sólo para sus ojos:

  • Recuerde revisar todos los días el sitio www.seguridadydefensa.mx para enterarse de los juegos geopolíticos de poder.
  • Adquiera vía mercado libre el libro La crisis de México… más allá del 2018, de Carlos Ramírez, para entender lo que viene después de las elecciones https://buff.ly/2KeacRi y en las librerías Porrúa en todo el país.
  • La decadencia política de los imperios comienza por las rencillas en las élites. Una cosa es que Donald Trump sea el peor presidente de los E.E. UU. y otra que la élite liberal ataque a Trump apoyada en una actriz porno y prostituta y en un soldado estadunidense preso en Vietnam cuando Washington invadió a un pequeño país, asesino a diez millones de vietnamitas, bombardeó poblaciones civiles y fue derrotado. A ese nivel se ha degradado la política en EE. UU.
  • Famosas últimas palabras: “El procurador general Alberto Beltrán es el guardaespaldas del presidente Peña Nieto”: gobernador chihuahuense Javier Corral por el caso del priísta Alejandro Gutiérrez.

About Redaccion El Heraldo SLP