Don't Miss

Mesa & Destino

By on 13 junio, 2018

Dicen que  La Bufadora es un géiser marino, aunque definitivamente no se trata de una fuente termal que escupa gases o agua hirviente de origen volcánico.

Más bien es un bufón, una chimenea natural en la superficie de un acantilado que se comunica con una cueva. Esta caverna se forma por el constante choque de las olas contra las rocas.

El mar entra intempestivamente al interior de la cueva y su fuerza hace que el agua salga disparada por esa chimenea. Según la intensidad de la marea, será la altura, el tamaño y la fuerza del chorro de agua.

  1. Por qué es “La Bufadora”

Cuando el mar entra a la cueva debido a una fuerte marea, se genera presión en el interior; el agua y el aire atrapados encuentran un escape a través de la chimenea. Entonces, se produce un resoplido parecido al de un animal enojado.

  1. Dónde está

La Bufadora se encuentra en Baja California, en un lugar llamado Punta Banda, al extremo sur de la Bahía de Todos Santos y a 35 kilómetros al sur de Ensenada.

  1. En números

30 metros de altura puede alcanzar el chorro de agua. 10 bufones más se han descubierto en Ensenada, aunque no son tan altos como La Bufadora; además, son de difícil acceso.

  1. Quién la descubrió

No existe ningún documento que adjudique a alguien su descubrimiento. Pero quien la dio a conocer fue un periodista, José León Toscano, en los años cincuenta.

  1. Su triste leyenda

Durante el invierno, en uno de los tantos viajes que hacen las ballenas grises del norte gélido de América a las costas de la península de Baja California, un ballenato se separó de su grupo por curioso o juguetón, o por alguna otra razón.

El punto es que quedó atrapado entre unas rocas. Para pedir auxilio lanzó un chorro de agua a la superficie y después otro más alto, pero ninguno de los suyos fue a salvarlo. Dicen que aquella pequeña ballena se convirtió en roca.

Desde entonces el desafortunado cetáceo no para de arrojar agua, misma que baña a los visitantes.

  1. Qué más hacer

Además de contemplar y escuchar este fenómeno desde un mirador, te recomendamos rentar un kayak y observarlo desde el mar.

Suma a esta experiencia un paseo en bici o a caballo en La Joya, la playa más cercana. Punta Banda es ideal para el buceo y el esnórquel. También se realizan excursiones a un acantilado conocido como La Poza.

 Aquí puedes descender a rappel unos 40 metros, hasta llegar a una alberca natural de mar, un pequeño paraíso ideal para nadar.

  1. Solo para expertos

Si sabes bucear y andas de viaje por Ensenada, anímate a participar en una excursión al bosque de algas gigantes o macroalgas, en compañía de guías certificados.

En este jardín submarino, plantas de diferentes especies pueden alcanzar los 40 metros de altura. Entre la maleza vas a observar gran cantidad de peces y leones marinos.

About Redaccion El Heraldo SLP