Don't Miss

Técnicas de reproducción asistida: lo que debes saber

By on 15 mayo, 2018

La reproducción asistida es el conjunto de técnicas y tratamientos médicos que facilitan el embarazo cuando éste no se consigue de forma natural debido a problemas de fertilidad.

Actualmente, entre un 12%-18% de parejas que quieren tener un hijo descubren que tienen infertilidad, con el 50% de las causas de origen masculino y el 50% de origen femenino. También es posible que ambos miembros de la pareja presenten infertilidad.

Existe otro grupo de personas que necesitan recurrir a las técnicas de reproducción asistida para lograr el embarazo: los padres y madres solteras y las parejas homosexuales.

Para ello, los principales tratamientos de fertilidad que existen son la inseminación artificial (IA) y la fecundación in vitro (FIV), que pueden ser combinados con técnicas como la donación de gametos o el diagnóstico genético preimplantacional (DGP).

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la reproducción asistida?

El concepto de reproducción asistida se puede definir como el conjunto de técnicas y procesos que sustituyen el proceso natural de la reproducción.

Las técnicas que se aplican dependen del origen y el tipo de infertilidad. En general, se puede intervenir en cualquier parte del proceso reproductivo, pero las más destacadas son las siguientes:

-El desarrollo folicular en el ovario

-La ovulación

-El transporte de gametos: óvulos y espermatozoides

-La fecundación: unión de óvulo y espermatozoide

-La selección de embriones de calidad

Para poder salvaguardar todas las barreras que existen de manera natural en estos procesos, existe la medicación y las técnicas que se utilizan en reproducción asistida como la IA y la FIV. Existe un método más que ofrece incluso mayor posibilidad de éxito: la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

Además, la reproducción asistida ha conseguido grandes avances y, hoy en día, es posible disponer de gametos de donantes en caso de no poder tener hijos biológicos por riesgo de transmitir enfermedades o no tener gametos propios.

¿Cuándo recurrir a la reproducción asistida?

Para considerar que una pareja tiene problemas de fertilidad debe pasar al menos un año con relaciones sexuales desprotegidas sin llegar a conseguir el embarazo. Este tiempo se acorta a 6 meses si la mujer es mayor de 36 años. Si existen problemas evidentes de infertilidad, como malformaciones uterinas, no tiene sentido esperar este tiempo.

En estos casos, la pareja deberá acudir a un centro de reproducción asistida para llevar a cabo un estudio de fertilidad y averiguar las posibles causas que les impiden tener un hijo.

Las alteraciones en la fertilidad que impiden o dificultan la reproducción normal son básicamente las siguientes:

Infertilidad en hombres: mala calidad seminal o ausencia de espermatozoides.

Infertilidad en mujeres: alteraciones del ciclo ovárico, cantidad y/o calidad de óvulos disminuida o problemas que afectan a la implantación o desarrollo normal de embrión.

Si existe alguna enfermedad que pueda dar lugar al nacimiento de un niño enfermo, se recomienda no intentar el embarazo natural y acudir a una clínica para realizar un estudio genético.

En el caso de mujeres u hombres solteros, parejas lesbianas o de gays, pueden informarse sobre sus opciones en función de la legislación y recurrir a la reproducción asistida siempre que sea posible.

Técnicas de reproducción humana asistida

Las técnicas de reproducción asistida (TRA) en humanos surgen con el principal objetivo de conseguir un embarazo que dé lugar a un recién nacido sano.

El avance de la ciencia y las nuevas tecnologías permiten que continuamente esté aumentando el número de técnicas de reproducción asistida y al mismo tiempo se mejoren los protocolos y los métodos de las ya existentes.

La inseminación artificial y la fecundación in vitro son las técnicas de reproducción asistida más comúnmente empleadas, cada una con sus ventajas y desventajas.

Técnicas de reproducción asistida

Principales técnicas de reproducción asistida

La elección de una u otra técnica va a depender del tipo de infertilidad existente y de la recomendación médica. Siempre se intentará utilizar el método más sencillo y menos invasivo.

En caso de que la probabilidad de embarazo sea más baja de lo habitual para el caso en concreto o no se logre el embarazo tras varios intentos, se debería cambiar de método reproductivo.

Inseminación artificial (IA)

Es el tratamiento de fertilidad más natural y sencillo. Consiste en introducir los espermatozoides en el tracto genital femenino, generalmente en el útero, para que pueda producirse la fecundación en las trompas de Falopio, tal y como ocurre en un embarazo natural.

Inseminacio´n artificial intrauterina

La inseminación puede hacerse tanto con semen de la pareja (IAC) como con semen de un donante (IAD), por lo que pueden recurrir a este método tanto parejas heterosexuales como mujeres solas o lesbianas.

Es una técnica de reproducción asistida de baja complejidad que consta de los siguientes pasos:

Estimulación del ovario para el desarrollo folicular e inducción de la ovulación

Preparación del semen en el laboratorio

Introducción del semen con una cánula para la inseminación

Para más información sobre este método reproductivo accede a este artículo: Inseminación artificial.

Fecundación in vitro (FIV)

Es un método de reproducción asistida que consiste en unir un óvulo y un espermatozoide en el laboratorio para crear un embrión, que posteriormente se podrá transferir al útero de la mujer. A diferencia de la IA, la FIV es una técnica de alta complejidad.

Existen dos tipos de FIV según cómo se realice la fecundación en el laboratorio:

FIV convencional: se pone en contacto el óvulo con los espermatozoides en una placa de cultivo para que tenga lugar la fecundación por sí sola.

ICSI: se selecciona un espermatozoide y se introduce en el óvulo mediante una aguja de inyección.

Tipos de FIV

Tipos de fecundación in vitro

En ambos casos el procedimiento de la FIV es el siguiente:

Estimulación ovárica controlada para que maduren varios óvulos en un único ciclo

Punción folicular para extraer los óvulos del ovario

Preparación del semen en el laboratorio

Fecundación en el laboratorio (por FIV convencional o ICSI)

Cultivo y desarrollo de los embriones

Trasferencia de embriones al útero

El semen utilizado en la FIV puede ser tanto semen de la pareja como de donante. Lo mismo ocurre con los óvulos: en caso de no poder utilizar los propios se pueden emplear de donante (ovodonación).

Para más información sobre la FIV accede a este enlace: ¿Qué es la fecundación in vitro?

En el caso de parejas lesbianas, existe un tipo adicional de FIV: el método ROPA. Consiste en utilizar los óvulos de una de las mujeres de la pareja, mientras que la transferencia de los embriones obtenidos se hará a la otra mujer. Así, ambas pueden participar en el proceso, ya sea aportando el material genético (los óvulos) o llevando a cabo el embarazo.

Diagnóstico genético preimplantacional (DGP)

Actualmente, las TRA también permiten hacer un (DGP) durante un tratamiento de FIV. Esto consiste en extraer células del embrión para poder comprobar si presenta alguna alteración cromosómica o conocer si posee alguna enfermedad genética.

Así, se seleccionan los embriones sanos genéticamente para transferirse posteriormente al útero de la mujer.

Infórmate más detalladamente sobre está técnica de diagnóstico genético aquí: ¿Qué es el DGP?

Gestación subrogada

La gestación subrogada, erróneamente conocida como maternidad subrogada o vientre de alquiler, es la técnica de reproducción asistida por la que una mujer accede a gestar el hijo de otra persona.

Este método reproductivo pueden llevarlo a cabo:

Parejas heterosexuales que no puedan tener un embarazo por problemas uterinos o fallo repetido de FIV.

Mujeres lesbianas y mujeres solas que no puedan llevar a cabo un embarazo por los mismos motivos.

Parejas homosexuales masculinas y hombres solos que quieran tener un hijo biológico.

Esta técnica de reproducción asistida ha suscitado varios debates en el campo de la bioética y, de hecho, en España la ley no la permite.

Las personas que necesiten este método para tener descendencia deben acudir a un país extranjero en el que la legislación sea más favorable.

Puedes consultar este artículo sobre turismo reproductivo o informarte con más detalle sobre qué es, dónde y cómo hacerlo en la web especializada Babygest.

About Redaccion El Heraldo SLP