Don't Miss

Bali, un viaje también para ir con los niños, ¿a que ni lo habías pensado?

By on 13 febrero, 2018
  • Recorrer evocadores paisajes entre terrazas de arroz milenarias, entrar en enigmáticos templos donde se bailan danzas ancestrales, bañarse en playas increíbles escoltadas por palmeras, disfrutar del surf… Y todo ello en familia y en esta mágica isla indonesia.

Para empezar, un consejo: podéis disfrutar mucho más de vuestra estancia en Bali si alquiláis un vehículo y viajáis por vuestra cuenta por la isla. Lo mejor es hacerlo en la turística zona de Kuta, al sur de la isla, donde por unos 20 euros al día encontraréis un buen coche y por unos 5 una motocicleta. Hay que tener cuidado, porque aquí se conduce por el lado izquierdo. Tampoco olvidéis traer el carnet internacional de conducir. También buena idea es alquilar un coche con conductor, que cobra unos 25-30 euros por excursiones de medio día.

CONOCER ULUN DANAU BRATAN, EL TEMPLO MÁS FAMOSO

Ulan Danau Bratan es el icono de la isla, y está a tan solo una hora y media en coche desde Denpasar, la capital. Está situado en el lago Bratan, o mejor dicho en lo que fue la caldera del volcán Ganung Catur, sobre unas pequeñas islas rodeadas de agua. Los fines de semana el lugar se llena de parejas que llegan a hacer el reportaje fotográfico de su boda. Parejas que se cogen la mano sobre una barca a pedales a ritmo de violín, otras que se besan junto a una estatua de un mono… algunas de estas escenas parecen sacadas de una película de Bollywood.

INICIARSE EN EL SURF

Es verdad que muchos de los que llegan a Bali lo hacen para practicar surf. En la playa de Kuta, en Denpasar, cientos de tablas compiten por coger la mejor ola en este arenal de apenas dos kilómetros. Como no todo el mundo es un maestro en la materia, en primera línea de playa es fácil encontrar rastafaris locales que se dedican a dar lecciones o simplemente alquilar tablas. ¡Y los niños y los mayores se lo pasan en grande!

MONOS Y DANZAS EN PURA LUHUR ULU WATU

Pura Luhur Ulu Watu es uno de los templos más importantes de la costa sur de Bali, y se puede llegar perfectamente en ciclomotor. No te preocupes por el tema de la orientación y los mapas, aquí todo el mundo está encantado de ayudarte y ofrecerte todas las indicaciones que necesites. El santuario está literalmente colgado de uno de los acantilados más altos de la zona, no en vano este templo está dedicado a los espíritus marinos. Decenas de monos te asediarán por todas partes para intentar conseguir algo de comida o simplemente para divertirse afanando algunas gafas, gorras o gomas del pelo a algún turista despistado. Tendrás que estar atento.

A las seis en punto de la tarde todo el mundo se dirige en tropel hacia la zona acordonada del interior del templo donde cada tarde a esa misma hora se interpreta una de las mejores danzas kecak de toda la ciudad. El momento es mágico, con la tenue luz rojiza del atardecer entremezclada con las voces de los coros y los movimientos perfectamente sincronizados de los brazos de las bailarinas.

HAMBURGUESAS Y PLATOS LOCALES EN UBUD

Los restaurantes se apelotonan entre las calles Jalan Raya y Jalan Dewisita de Ubud, donde se encuentra Black House Burgers (blackhouseburgers.com), una hamburguesería en la que los peques disfrutarán comiéndose sus deliciosas especialidades. Para los que prueban de todo, es recomendable cenar una noche en el restaurante Locavore (locavore.co.id), que ofrece un buen menú degustación a escoger entre 5 y 7 platos. Los precios, 32 y 37 euros respectivamente, pueden parecer algo caros tratándose de Indonesia, aunque seguro que si este restaurante estuviera en Europa ostentaría una estrella Michelin.

DANZAS EN LOS TEMPLOS

La danza es otro de los platos fuertes de Ubud, cuyos incontables templos y palacios acogen este tipo de espectáculos aptos para toda la familia. El mejor lugar es el Palacio de Ubud, donde cada tarde se interpreta una danza llamada Legong Dance, que, según la leyenda, era una danza celestial de las ninfas divinas. En el escenario varias jóvenes ataviadas con fastuosas vestiduras sincronizan sus enérgicos y intermitentes movimientos. Antiguamente se seleccionaban las niñas más bellas entre las familias reales para participar en este baile que representa la historia del rey Lassem y la princesa Langkasari.

CONTEMPLAR A LOS MONOS EN UNA RESERVA SAGRADA

En las afueras de la ciudad de Ubud se encuentra la Reserva Sagrada del Bosque de los Monos, una pequeña selva plagada de monos en la que se alzan tres templos sagrados, entre ellos el más importante, el Pura Dalem Agung, también conocido como Templo de la Muerte. Muchos locales se acercan a diario aquí para rezar con cestas repletas de ofrendas colocadas sobre sus cabezas. En este enclave rodeado de naturaleza los niños se lo pasan en grande viendo como trepan de un lado a otro los monos.

BAÑARSE EN SOLITARIO EN UNA PLAYA DE ARENA

VOLCÁNICA

Siguiendo la carretera dirección Noreste, en apenas otra hora y media, se llega al pequeño pueblo pesquero de Amed, en la costa oriental. Hasta aquí no llegan la mayoría de turistas que visitan el país, ya que los viajes organizados ignoran esta zona, que ofrece un toque rural y apacibles playas de arena volcánica.

Hay numerosas bahías solitarias.

 junto a la carretera en las que es posible bañarse en familia completamente solos.

About Redaccion El Heraldo SLP