Don't Miss

Lo que deberías conocer en tu viaje a Islandia

By on 12 enero, 2018

A hora y media de Reikiavik, la cascada de Gullfoss, en el Parque Nacional de Thingvellir, es la más famosa de Islandia, que cae en dos saltos en una profunda grieta de 32 metros en el cauce del río Hvitá. Está rodeada de miradores que permiten apreciar su grandiosidad. Más al sur, también esperan las también espectaculares de Skogafoss y Seljalandfoss.

DIAMOND CIRCLE

Se trata de un viaje circular de 253 kilómetros alrededor del lago Mÿtvan, en el interior islandés, con Húsavik como punto de partida y regreso. En el camino se puede subir al cráter del lago Krafla, caminar entre géiseres en Hverir, bañarse al aire libre en las cálidas aguas azules del balneario Jaroböodin, la Laguna Azul del Norte, asomarse a la enorme cascada Detifosse (la más potente de Europa) y pasear por el cañón Ásbyrgi –con forma de herradura y acantilados de cien metros de altura–, que los antiguos vikingos creían la huella del caballo del dios Odín.

HÚSAVIK

Este pequeño puerto del norte del país está considerado el mejor lugar de Europa para el avistamiento de ballenas, pero es que como además está a pocos kilómetros del Círculo Polar Ártico, durante el mágico verano islandés, además de contemplar estos cetáceos, se puede disfrutar del sol de medianoche en el mismo día y en el mismo lugar. En invierno lo que se observa son las auroras boreales. Una vez en Húsavik hay que visitar su Museo de las Ballenas y probar ls especialidades locales en los restaurantes asomados al puerto.

AURORAS BOREALES

El invierno islandés regala una de las experiencias más fascinantes y sobrecogedoras de la Naturaleza, la de contemplar el baile de las auroras boreales en sus cielos. Por estar muy próximos al Círculo Polar Ártico, dos de los lugares donde ser testigo de este espectáculo son Húsavik y el fiordo de Óxarfjördur, cerrado por la península donde Raufarhöfn, la aldea más septentrional de Islandia .

GLACIARES

El 12% de este territorio dual de fuego y hielo que es Islandia son glaciares y algunos ofrecen experiencias únicas, como el Vatnajökull, el mayor de Europa, a cuyas fantasmales cuevas de hielo que cobran forma entre sus pliegues puede accederse en invierno; el Breidamerkurjökull, que permite navegar entre los icebergs de su laguna glaciar; el Myrdalsjökull, al que auparse calzándose unos crampones; o el de Snaefellsjökull, donde atravesar los paisajes que inspiraron a Julio Verne su Viaje al centro de la tierra. En motonieve o a bordo de un camión 8×8 desde el poblado de Húsafell o, en verano, desde el campo base de Klaki también se asciende hasta el universo congelado del Langgjökull, el segundo mayor del país, cuya lengua helada se puede explorar a través de un túnel excavado.

BLUE LAGOON

Disfrutar del placer de las fuentes geotermales es uno de los imprescindibles de Islandia, ya que se encuentran muy cercanas a la superficie. Aunque la mayoría de las poblaciones cuentan con una piscina municipal de agua termal, la más famosa es la Blue Lagoon. El baño en sus aguas azul turquesa junto a las nubes de vapor de agua que emite la aledaña central geotérmica componen un paisaje de ciencia ficción. Se halla en la península de Reykjanes, donde a su vez se puede disfrutar de otras manifiestaciones geotermales, como los géiseres y fumarolas.

VOLCÁN THRIHNUKAGIGUR

A apenas 30 minutos de Reikiavik, en las Montañas Azules, este volcán que lleva dormido 4.000 años ofrece una experiencia única en el mundo, la de adentrarse en su interior. Caminando por una suave colina se llega a su cráter, desde donde se desciende a través de su cámara magmática en una superficie metálica. Abajo, 120 metros de vacío se abren bajo los pies. Liberados de los anclajes de seguridad, durante una hora es posible caminar por la rugosa superficie de lava y tocar las milenarias cenizas volcánicas que cubre la colosal bóveda .

CASCADAS

A hora y media de Reikiavik, la cascada de Gullfoss, en el Parque Nacional de Thingvellir, es la más famosa de Islandia, que cae en dos saltos en una profunda grieta de 32 metros en el cauce del río Hvitá. Está rodeada de miradores que permiten apreciar su grandiosidad. Más al sur, también esperan las también espectaculares de Skogafoss y Seljalandfoss.

 PLAYA DE VIK

Lo más curioso de esta playa de arena volcánica del sur del país son los Reynisdrangur, tres insólitos troles que surgen frente a ella y que, según la mitología, fueron convertidos en piedra al aparecer los primeros rayos de sol. En Vik también es obligado subirse a las insólitas columnas de basalto que decoran este hermoso enclave donde se rodó la película Noé.

 

About Redaccion El Heraldo SLP