Don't Miss

2018 punto de quiebre

By on 9 enero, 2018

En este naciente 2018, un año marcado de inicio por la incertidumbre, se auguran grandes cambios, tan impredecibles como inevitables. El proceso electoral en la renovación de poderes, particularmente del Ejecutivo Federal, viene acompañado con la urgente necesidad de una profunda transformación del régimen político que se encuentra en franca agonía, siendo prácticamente insostenible.

Los últimos resultados muestran un creciente proceso de deterioro; los indicadores internacionales nos ubican entre los salarios más bajos a nivel mundial, circunstancia que impacta en el índice de desarrollo humano y, en el ranking de Paz Global (Global Peace Index), que mide el nivel de paz y la ausencia de violencia, la situación ha empeorado considerablemente al pasar del lugar 134 en el 20012, al 142 en el 2017, aunado a los enormes grados de corrupción e impunidad que se padecen, cifras que reclaman corregir urgentemente el rumbo.

Sin duda nos encontramos en un punto de quiebre, en circunstancias complejas; pues mientras el proceso electoral abre la oportunidad de la reflexión y el debate, por otra parte fragmenta, divide y confronta.

A partir de ese diagnóstico se pronostica una lluvia de propuestas encaminadas a obtener las simpatías ciudadanas, según el segmento a quien van dirigidas. De eso se tratan las campañas electorales, cuyo objetivo es acceder al poder, no obstante, ese producto es parcial, electorero y raya regularmente en el terreno de las ocurrencias.

La reconstrucción del Estado de Derecho y la edificación de instituciones sólidas y eficaces para abatir los rezagos que deja la actual administración, que lejos de trabajar en revertir las fragilidades del sistema, hereda una profunda crisis que se refleja además en el hartazgo social, constituyen desafíos impostergables para la próxima administración.

A efecto de cumplir con los cambios descritos, quien llegue a la Presidencia, es muy probable que se encuentre con un gobierno fragmentado, sin mayoría en las Cámaras, con un acotado margen de maniobra, que lo obligaría a buscar acuerdos para construir mayorías. Ese camino se vivió en la época de Fox y Calderón, la experiencia no fue satisfactoria el andar fue tortuoso, lento e insuficiente.

De ese panorama fue que surgió la idea de aterrizar los gobiernos de coalición, a efecto de construir mayorías legislativas con agendas comunes, adoptando un sistema semi parlamentario con una relación más estrecha entre los poderes ejecutivo-legislativo, sin embargo, desde el aspecto constitucional es operable con posterioridad a las elecciones.

Esa figura innovadora en nuestro país, es recogida de manera incipiente por la alianza conformada por el PAN, PRD Y MC, en un esfuerzo por regresar al proceso de transición y un compromiso por aterrizar la consolidación democrática, lo que en principio me parece pertinente y adecuado como inicio de un cambio necesario, con la modalidad de concretar la agenda de manera previa a la jornada electoral, lo que daría certidumbre a una propuesta con rumbo y claridad en el horizonte.

About Redaccion El Heraldo SLP