Don't Miss

Dos adolescentes cuelgan a niño de 8 años y la policía los protege

By on 13 septiembre, 2017

l parecer, la América que Donald Trump soñó se está haciendo realidad. Cada vez es más frecuente ver el reporte de actos racistas de toda índole. Desde: «¡Por qué no hablas el idioma de América!», «¿Sabes deletrear deportación?», hasta lo que le pasó a este niño de ocho años que fue insultado y colgado por su biracialidad.

El pasado 7 de septiembre, se informó sobre un “incidente” que la policía de Claremont, New Hampshire, estaba investigando; el caso de un niño de ocho años que tuvo que ser trasladado al Centro médico Dartmouth Hitchcock por tener quemaduras en el cuello.

El caso fue documentado desde el 28 de agosto, cuando Cassandra Merlín subió a Facebook la foto de su hijo con el siguiente texto: «mi hijo está siendo trasladado a Dartmouth después de que un niño de 14 años decidió colgarlo de un árbol. No me importa si esto fue un accidente o no. Mi hijo casi muere por culpa de unos pinches adolescentes […]» (sic)

Pero eso no ha sido lo más escandaloso del caso, sino la postura del jefe de policía de Claremont, Mark Chase, quien hasta hoy no ha querido dar informes ni comentarios sobre el mismo, argumentando que por ser menores de edad, necesitan ser protegidos, y que al no estar seguros de si fue un acto racista o no, «no quiere que este hecho los persiga para toda su vida».

Cabría recordar que Claremont, donde ocurrió el ataque, es una ciudad con mayoría racial blanca, pues hasta el 2010, según el último censo estatal, de los 13 mil 300 habitantes, el 95,2 % de los habitantes son blancos; los hispanos representan sólo el 1,3 % y los negros el 0,6 % de la población.

Hasta el momento, tanto la madre como algunos otros familiares también han guardado mesura respecto a las acusaciones, pero de cualquier manera pidieron que se esclarezca el caso, pues según la abuela del niño, Lyrik Merlin, éste le dijo que mientras le lanzaron piedras y palos en las piernas, y lo empujaron de la mesa de picnic con una cuerda amarrada al cuello, lo insultaron por ser «medio negro».

Ante la negativa del jefe policial a dar información del caso, ya hay activistas que exigen información clara y sobre todo, que no se proteja a futuros perpetradores de actos violentos y de intolerancia.

 

About Redaccion El Heraldo SLP