Don't Miss

Papiloma humano, el virus mas común por transmisión sexual

By on 4 septiembre, 2017

Este 4 de Septiembre se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual, en donde autoridades y centro de salud del todo el mundo tratan de concientizar a la población sobre las infecciones y enfermedades que produce una mala práctica en la relación sexual.

Aún cuando existen varias enfermedades, la mas común es la transmisión del Virus del Papiloma Humano que puede desarrollar cáncer, por ello la explicación profunda sobre el tema.

En este mismo artículo podrás ver los distintos tipos de enfermedades que se producen por una mala práctica sexual.

¿Qué es el VPH?

VPH significa “virus del papiloma humano”. La infección por el virus es la infección de transmisión sexual más común. Por lo general, el VPH es inofensivo y desaparece espontáneamente, pero algunos tipos pueden provocar verrugas genitales o cáncer.

La enfermedad de transmisión sexual (ETS) más común.

Existen más de 100 tipos de virus del papiloma humano (VPH). Alrededor de 40 tipos pueden infectar el área genital (la vulva, vagina, cuello uterino, recto, ano, escroto), así como la boca y la garganta. Estos tipos de VPH se propagan durante el contacto sexual. (Otros tipos de VPH causan verrugas comunes, como las verrugas de las manos y las plantas de los pies, pero no son de transmisión sexual).

Las infecciones genitales por VPH son muy comunes. De hecho, casi todas las personas sexualmente activas se contagian VPH en algún momento de su vida. La mayoría de las personas con VPH no tienen síntomas y sienten que gozan de buena salud, de modo que es posible que no sepan que están infectadas.

La mayor parte de las infecciones genitales por VPH son inofensivas y desaparecen solas. Sin embargo, algunos tipos de VPH pueden provocar verrugas genitales o ciertos tipos de cáncer.

  • Dos tipos de VPH (los tipos 6 y 11) causan la mayoría de los casos de verrugas genitales. Las verrugas no son nada agradables, pero son causadas por un tipo del VPH de bajo riesgo, ya que no provocan cáncer ni otros problemas graves de salud.

  • Al menos una docena de tipos de VPH pueden provocar cáncer, si bien dos en particular (los tipos 16 y 18) son los causantes de la mayoría de los casos. A estos se los denomina VPH de alto riesgo vulva, vagina, pene, ano, boca y garganta.

La infección por VPH no tiene cura, pero hay muchas cosas que puedes hacer para evitar que el VPH afecte tu salud. Tu médico o enfermero pueden quitar las verrugas genitales. pruebas de Papanicolaou/VPH periódicas. Si bien los condones o barreras de látex bucales no ofrecen protección, ayudan a disminuir la probabilidad de contagiarse el VPH.

¿Cómo se contagia el VPH?

El VPH se contagia por el contacto de piel a piel cuando tienes sexo con alguien que lo tiene. Te contagias cuando tu vulva, vagina, cuello uterino, peneano entra en contacto con los genitales o la boca y la garganta de otra persona, normalmente durante las relaciones sexuales. El VPH puede propagarse incluso sin que haya eyaculación y sin que el pene penetre en la vagina, el ano o la boca.

La infección por VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común, pero la mayoría de las veces no representa un gran problema. Suele desaparecer espontáneamente y la mayoría de las personas ni siquiera saben que alguna vez lo tuvieron. Recuerda que la mayoría de las personas que tienen relaciones sexuales se contagian el VPH en algún momento de sus vidas. No te sientas avergonzado ni tengas miedo.


Mueve el mouse sobre la imágen

La mayoría de las personas con el virus del papiloma humano (VPH) no presentan ningún síntoma, ni problemas de salud. A veces, el VPH causa verrugas genitales. Algunos tipos de VPH pueden provocar cáncer.

La infección por VPH de alto riesgo no presenta síntomas.

Lamentablemente, la mayoría de las personas que tienen un tipo de VPH de alto riesgo no manifiestan signos de la infección hasta que ya causó graves problemas para la salud. Por ello, son tan importantes los chequeos periódicos de salud. En muchos casos, el cáncer cervical se puede prevenir al detectar cambios anormales en las células que, de no tratarse, pueden convertirse en cáncer.

La prueba de Papanicolaou sirve para detectar estas células anormales en el cuello uterino. La prueba de Papanicolaou no es una prueba que sirva para detectar cáncer o el VPH, sino que permite descubrir cambios anormales en las células que pueden ser causados por el VPH. Las áreas afectadas pueden ser vigiladas por tu médico o enfermero y tratadas antes de que se conviertan en algo más grave.

No existe una prueba para detectar los tipos de VPH de alto riesgo que causan infecciones en la vulva, el pene, el ano o la garganta, y estas infecciones de por sí no provocan síntomas. Si se convierten en cáncer, entonces sí es posible que aparezcan algunos síntomas.

  • El cáncer peniano, o cáncer de pene, puede provocar síntomas como cambios en el color o el espesor de la piel del pene, o bien puede aparecer una úlcera dolorosa en el pene.

  • El cáncer anal puede causar sangrado, dolor, picazón o secreción anal, o cambios en los hábitos intestinales.

  • El cáncer vulvar, o cáncer de la vulva, puede provocar síntomas como cambios en el color o el espesor de la piel de la vulva. Puede haber dolor crónico, picazón o puede aparecer un bulto.

  • El cáncer de garganta puede provocar dolor de garganta, dolor de oído persistente, tos constante, dolor o problemas para tragar o respirar, pérdida de peso o un nódulo o bulto en el cuello.

Si tienes cualquiera de estos síntomas, consulta con un médico de inmediato.

Si tengo VPH de alto riesgo, ¿tendré cáncer?

El VPH de alto riesgo puede transformar las células normales en células anormales. Estas células anormales, con el tiempo, pueden convertirse en células cancerosas. El VPH de alto riesgo afecta con mayor frecuencia las células del cuello uterino, pero también puede causar cáncer de vagina, vulva, ano, pene, boca y garganta.

Lo bueno es que la mayoría de las personas se recuperan de las infecciones causadas por el VPH sin tener problemas de salud. No se sabe por qué algunas personas sufren infecciones por VPH prolongadas, cambios celulares precancerosos o cáncer. Pero sí se sabe que si hay alguna otra enfermedad que le impide al organismo combatir las infecciones, es más probable que el VPH provoque cáncer cervical. El consumo de tabaco también aumenta la probabilidad de que el VPH provoque cáncer cervical.

La infección por VPH no tiene cura, pero por lo general el cáncer tarda varios años en aparecer, lo que permite detectar y tratar las células anormales del cuello uterino antes de que se conviertan en células cancerosas. La gran mayoría de las infecciones por VPH son temporarias y no son graves, de modo que no dediques mucha energía a preocuparte por si tienes o no VPH. Simplemente asegúrate de no dejar de hacerte tus chequeos de salud periódicos, que deben incluir pruebas de Papanicolaou o del VPH.

¿Cuál es la diferencia entre el VPH y las verrugas genitales?

Las verrugas genitales son protuberancias inofensivas que aparecen en la piel de la vulva, la vagina, el cuello uterino, el pene, el escroto o el ano. La mayoría de las verrugas genitales son causadas por dos tipos del VPH: el 6 y el 11. Las verrugas genitales son protuberancias carnosas y blandas que a veces semejan una coliflor en miniatura. Por lo general, son indoloras y se pueden tratar y quitar como las verrugas de las manos o los pies.

Debido a que las verrugas genitales se parecen a otros problemas cutáneos con protuberancias, solo tu médico o enfermero pueden diagnosticar y tratar este tipo de verrugas. Afortunadamente, las verrugas no son peligrosas y no provocan cáncer; por ello, a los tipos de VPH que causan verrugas genitales se los llama “de bajo riesgo”. Sin embargo, pueden causar irritación y molestias, y tú puedes transmitir el VPH que las causó a otras personas. Si crees que tienes verrugas genitales, es importante que te hagas examinar de inmediato.


Mueve el mouse sobre la imágen

Existe una prueba del virus del papiloma humano (VPH) para el cuello uterino, pero no para otras áreas genitales. Debido a que el VPH es común y suele desaparecer espontáneamente, no siempre es necesario hacerse la prueba.

¿Tengo VPH?

Debido a que la infección por el VPH es muy común y generalmente desaparece sola, la mayoría de las personas no saben que tienen VPH.

Habitualmente, descubres que tienes VPH al obtener un resultado anormal en la prueba de Papanicolaou. Las pruebas de Papanicolaou, a veces llamadas Pap, son muy importantes porque permiten detectar células anormales en el cuello uterino, generalmente a causa del VPH. Las pruebas de Papanicolaou detectan los cambios celulares provocados por el VPH, pero no detectan al propio VPH.

También existe una prueba del VPH que permite detectar algunos tipos del virus de alto riesgo, pero solo se utiliza en ciertas situaciones. Tu médico o enfermero pueden recomendar la prueba del VPH:

  • A mujeres de 25 años o más en lugar de la prueba de Papanicolaou

  • A mujeres de 30 a 65 años junto con la prueba de Papanicolaou

  • Como método de seguimiento cuando en la prueba de Papanicolaou se encontraron células anormales o cuando los resultados de la prueba no son claros

Tu médico o enfermero te dirán cuáles son las pruebas que necesitas y con qué frecuencia debes hacerlas. Si la prueba de VPH da positivo, no te alarmes.

Esto no significa que tienes cáncer. Significa que tienes un tipo de VPH que puede aumentar tu riesgo de tener cáncer en el futuro. Saberlo te permite hacer un seguimiento con tu médico o enfermero y vigilar tu salud. Lo más probable es que quieran realizarte pruebas con mayor frecuencia, por lo menos durante un tiempo, para asegurarse de que estás saludable. En la actualidad, no existe una prueba para detectar el VPH de alto riesgo en personas con pene, de modo que lo mejor que puedes hacer es vacunarte, usar condones y hacerte chequeos periódicos de salud.

En la mayoría de los casos, la infección desparece sin causar problemas. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que aun cuando no tengas síntomas, puedes contagiar el VPH a tus parejas.

Recuerda tener sexo más seguro, es decir, usar condones o barreras de látex bucales durante el sexo vaginal, anal y oral para reducir la probabilidad de contagiarte el VPH.

Cómo realizar la prueba del VPH

Puedes hacerte las pruebas de Papanicolaou/VPH en el consultorio de tu médico, en una clínica de salud comunitaria, en el departamento de salud o en los Centros de salud de Planned Parenthood locales.

Los controles médicos de las mujeres incluyen la prueba de Papanicolaou o la prueba del VPH según corresponda. La frecuencia con que debes hacerte las pruebas depende de tu edad, tu historia clínica y los resultados de tu última prueba de Papanicolaou o del VPH. Tu médico te dirá cuándo debes hacerte las pruebas y cuáles son las pruebas que corresponden en tu caso.

Las pruebas para otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) no siempre forman parte del chequeo de salud o ginecológico habitual; tienes que pedir que te las hagan. Sé sincero con tu médico o enfermero para que puedan ayudarte a determinar qué pruebas necesitas. No tengas vergüenza: tu médico está para ayudarte, no para juzgarte.


Mueve el mouse sobre la imágen

La mayoría de las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) desaparecen espontáneamente. Si no es así, no te preocupes. Si bien no tienen cura, existen opciones de tratamiento para los problemas que puede provocar el VPH.

¿Cuál es el tratamiento para la infección por VPH de alto riesgo?

No existe tratamiento para la infección por VPH, pero si el VPH es de alto riesgo, puede causar cambios anormales en las células que a su vez pueden provocar cáncer. Si el resultado de la prueba de Papanicolaou es anormal, es posible que debas hacerte más pruebas o tratamientos, lo cual incluye:

  • Colposcopia: procedimiento que permite examinar el cuello uterino más de cerca para ver si hay células precancerosas.

  • Crioterapia: tratamiento para congelar y extirpar las células precancerosas del cuello uterino.

  • LEEP o procedimiento de extirpación electroquirúrgica con asa: tratamiento para extirpar células precancerosas del cuello uterino por medio de corriente eléctrica.

¿La infección por VPH tiene cura?

La infección no tiene cura, pero hay muchas cosas que puedes hacer para mantenerte sano y protegido, e incluso se puede prevenir. Hay vacunasverrugas genitales. La mayoría de las veces, tu organismo es capaz de combatir el VPH antes de que provoque un problema grave y antes de que te des cuenta de que tienes la infección. Sin embargo, en cuanto a los tipos de VPH de alto riesgo que finalmente pueden provocar cáncer, la mejor manera de prevenir el cáncer cervical es hacerse las pruebas de Papanicolaoupruebas del VPH periódicamente para detectar los cambios celulares anormales.

La mejor forma de evitar el contagio de cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS) es no tener relaciones sexuales. Si tienes relaciones sexuales, la mejor manera de evitar los problemas que puede causar el virus del papiloma humano (VPH) es vacunarse contra el VPH, usar condones y barreras de látex bucales y hacerse pruebas de Papanicolaou/VPH periódicas.

Cómo evitar el contagio del virus del VPH

Como siempre, la mejor manera de asegurarse de no contraer una enfermedad de transmisión sexual como la infección por VPH consiste en evitar el contacto sexual con otra persona, lo cual incluye sexo vaginal, anal y oral y cualquier otro tipo de contacto genital.

Sin embargo, la mayoría de las personas tienen relaciones sexuales en algún momento de sus vidas. Si tienes una vida sexual activa, puedes hacer algunas cosas para reducir las probabilidades de contagiarte o transmitir el VPH.

  • Aplícate la vacuna contra el VPH.

  • Usa condones o barreras de látex bucales cada vez que tengas sexo vaginal, anal u oral. Si bien los condones y las barreras de látex bucales no son tan eficaces para prevenir infecciones por el VPH como lo son contra otras enfermedades de transmisión sexual, como la clamidiasis virus de inmunodeficiencia humano (VIH), tener sexo más seguro puede disminuir la probabilidad de contagio del VPH.

¿Cómo puedo evitar transmitirle el VPH a otra persona?

La verdad es que, a menos de que tengas un VPH de alto riesgo o verrugas genitales, probablemente nunca sepas que tuviste VPH. De modo que la mejor manera de evitar contagiarlo es, en principio, no tener el virus para lo cual debes aplicarte la vacuna contra el VPH.

A continuación te sugerimos algunas cosas que puedes hacer para prevenir una infección por VPH.

  • No tengas relaciones sexuales para no tener contacto de piel a piel.

  • Usa condones o barreras de látex bucales cada vez que tengas sexo vaginal, anal u oral. Si bien los condones y las barreras de látex bucales no son tan eficaces para prevenir infecciones por el VPH como lo son contra otras enfermedades de transmisión sexual, como la clamidiasis virus de inmunodeficiencia humano (VIH), tener sexo más seguro puede disminuir la probabilidad de contagio del VPH.

  • Aplícate la vacuna contra el VPH y recomiéndale a tu pareja que haga lo mismo.


Mueve el mouse sobre la imágen

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes, de modo que es un gran alivio saber que las vacunas te protegerán contra algunos tipos de VPH que pueden causar problemas.

¿Qué es la vacuna contra el VPH?

Existen 3 vacunas contra el VPH: Gardasil, Gardasil 9 y Cervarix. Todas estas vacunas brindan protección contra los tipos 16 y 18 del VPH, los dos tipos que causan el 70% de los casos de cáncer cervical. La vacuna Gardasil también te protege contra los tipos 6 y 11 que causan el 90% de los casos de verrugas genitales. La vacuna Gardasil 9 protege contra otros 5 tipos de VPH (tipos 31, 33, 45, 52 y 58) que también pueden provocar cáncer del cuello uterino, ano, vulva, vagina.

Las vacunas contra el VPH se administran en una serie de 3 aplicaciones. La segunda aplicación se administra 2 meses después de la primera y la tercera se administra 4 meses después de la segunda aplicación. Por lo tanto, lleva 6 meses en total aplicarse las 3 inyecciones.

¿Quién debe darse la vacuna contra el VPH?

Todas las personas de entre 9 y 26 años pueden vacunarse contra el VPH para protegerse contra las verrugas genitales o los diferentes tipos del VPH que pueden provocar cáncer. Se recomienda que los niños se vacunen a la edad de 11 o 12 años, para que estén bien protegidos años antes de convertirse en personas sexualmente activas.

La vacuna no suele aplicarse a personas mayores de 26 años. De todos modos, independientemente de tu edad, consulta con tu médico o enfermero para saber si la vacuna contra el VPH podría beneficiarte.

¿La vacuna contra el VPH produce efectos secundarios?

Las investigaciones indican que la vacuna es segura. El efecto secundario más común es tener dolor y enrojecimiento temporario en el lugar de la aplicación.

Una de las razones por las que hay controversia respecto de la vacuna contra el VPH es que previene una infección de transmisión sexual, lo que hace que algunas personas crean que no es adecuada para los niños. La cuestión es que la vacuna funciona mejor si se la aplica mucho antes de que la persona comience a tener una vida sexual activa. Por ello, es aconsejable que te la apliques mientras eres chico para no tener que preocuparte de ciertos tipos de cáncer más adelante.

Los estudios demuestran que la vacuna contra el VPH no induce a las personas a tener más sexo o a tener relaciones sexuales a una edad más temprana. Por lo tanto, la aplicación de la vacuna contra el VPH no alienta a los niños a tener sexo. Lo único que hace es brindarles protección contra las verrugas genitales y el cáncer para la adultez.

Si ya tengo una infección por VPH, ¿la vacuna sirve para tratarla?

No. Si ya tienes una infección por VPH no podrás tratarla dándote la vacuna contra el VPH.

No obstante, puede protegerte contra otros tipos del VPH. Si tienes una infección por VPH, consulta con tu médico o enfermero para saber qué pruebas o tratamiento necesitas.

Si me vacuné contra el VPH, ¿igualmente necesito realizarme las pruebas de Papanicolaou/VPH?

Sí. Las pruebas de Papanicolaou siguen siendo una manera importante para detectar y prevenir el cáncer cervical. La vacuna contra el VPH no brinda protección contra todos los tipos del VPH que pueden provocar cáncer. Por lo tanto, sigue siendo importante que te hagas las pruebas de Papanicolaou/VPH para detectar cualquier cambio celular que pueda desembocar en cáncer cervical.

 

¿Cuáles son las enfermedades de transmisión sexual?

 

Virus Inmunodeficiencia Humana (VIH)

 

Virus Inmunodeficiencia Humana (VIH)

El VIH requiere contacto directo con fluidos corporales o sangre infectada para contagiarse, por lo que lo más frecuente es la transmisión por vía sexual.

 

Herpes genital

 

Herpes genital

El herpes genital es la causa más frecuente de úlceras genitales en países industrializados. El virus se queda en el tejido nervioso y la infección persiste.

 

Virus del Papiloma Humano (VPH)

 

Virus del Papiloma Humano (VPH)

El papiloma virus es una enfermedad de transmisión sexual muy frecuente. Hay variantes del VPH responsables de las verrugas anogenitales, y otras de cáncer.

 

Gonorrea

 

Gonorrea

La gonorrea es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuente. Se produce por la infección de una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae.

 

Sifilis

 

Sifilis

La sífilis, transmitida por una bacteria, alterna periodos con síntomas, con otros de latencia en los que solo se detecta mediante pruebas sanguíneas.

 

Clamidia al microscopio

 

Clamidia

Chlamidya trachomatis es una pequeña bacteria, cuya infección constituye la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en los países industrializados.

 

 bacteria llamada Haemophilus ducreyi

 

Chancroide

La chancroide está producida por la bacteria Haemophilus ducreyi. Es más frecuente en países pobres, y está relacionada con las drogas y la prostitución.

About Redacción @ElHeraldoSLP