Don't Miss

Beitia, eliminada al no superar el listón en 1,92 en la Final del Mundial de Londres

By on 13 agosto, 2017

Cuatro años después de sufrir en los Juegos de Londres una decepción que la llevó a emprender un adiós del que felizmente se desdijo, Ruth Beitia, la mejor atleta española de todos los tiempos, ha vuelto a experimentar la cruz del atletismo en la capital británica.

Se enfrentaba con 38 años a sus octavos y últimos Mundiales –lo ha confesado emocionada después de la final, como Usain Bolt, de forma que han sido la despedida del más grande de todos los tiempos y pueden serlo también de la mejor atleta española de la historia.

Su cuerpo, erosionado a lo largo de 28 años de competición (tiene marcas registradas desde que tenía 10, cuando saltaba 1,29), empieza a emitir señales inequívocas de agotamiento.

En la ronda de clasificación estuvo en un tris de quedarse fuera. Necesitó agotar sus tres intentos para superar la barra en 1,92, pero lo consiguió para estar, por sexta vez, en la final de unos Mundiales.

Abrió la final en 1,84 y prosiguió con 1,88, ambas al primer intento. Las doce finalistas superaron las dos alturas.

En la siguiente, 1,92, terminó el concurso para Beitia. Todas sus rivales, mucho más jóvenes superaron esa altura.

A la postre, la competición la ha ganado la gran favorita, Maria Lasitskene, rusa que compite bajo bandera neutral (su federación sigue suspendida por dopaje generalizado) y que ha revalidado su título con 24 años. Ha ganado con una marca de 2,03 m por delante de la ucraniana Yuliia Levchenko (2,01 m y 19 años) y la polaca Kamila Licwinko (1,99 m y 31 años).

Si en Río de Janeiro Beitia se convirtió en el saltador de cualquier disciplina y sexo más longenvo en subir al podio en unos Juegos; en Londres el reto generacional era si cabe mayor. En la final era con diferencia la más veterana, siete años mayor que la siguiente y casi 19 que las dos más jóvenes.

A mediados de junio pasado, Beitia dejó de competir unas semanas por sus achaques. Cuando volvió experimentó una mejora, pero llegaba justa de competición y relegada al 12º puesto del ranking del año.

La cántabra ha conseguido 15 medallas internacionales (incluido el oro en Río 2016). En Mundiales, debutó en París 2003 con un undécimo puesto (1,90) y continuó su trayectoria en Helsinki 2005 (eliminada en calificación con 1,88), Osaka 2007 (sexta con 1,97), Berlín 2009 (quinta con 1,99), Daegu 2011 (eliminada en calificación con 1,92), Moscú 2013 (bronce con 1,7), Pekín 2015 (quinta con 1,99) y ahora, de forma inédita, última en la final en una jornada en la que otros grandes campeones también han sufrido el paso del tiempo y el año post-olímpico.

About Redaccion El Heraldo SLP