Don't Miss

¿Qué se juega en el Estado de México?

By on 1 marzo, 2017

Este 2017 precede a la elección de Presidente de la República, contienda que desde hace meses ha comenzado, así cualquier evento y máxime tratándose de procesos electorales tiene una estrecha vinculación con la renovación del poder ejecutivo federal: los movimientos, ajustes, reacomodos y resultados, juegan un papel importante y son parte de las estrategias partidistas.

El centro por su relevancia se ubica en el Estado de México: tiene con mucho el mayor número de electores; el peso político y económico lo coloca como estado clave y; su posición geográfica al estar conurbado con la capital del país le otorga una singular influencia. Así, las elecciones de este año donde se elige gobernador, lo ubica como el principal bastión previo a la pelea por la presidencia.

El arranque es en tercios: PRI, PAN y MORENA, pues aunque sea paradigmático y contrastante con el posicionamiento nacional del tricolor que ha venido a la baja, en la entidad mexiquense tiene un reducto atípico. Además es sabido que una competencia de tres, regularmente culmina en una confrontación entre dos, así que hagan sus apuestas.

A estas alturas los resultados son impredecibles, lo que se puede afirmar con certeza es que habrá de todo, pues en un proceso donde a ojo de buen cubero se espera una participación superior a los ocho millones de electores, ni la estructura ni el voto duro de cada partido les alcanza para obtener la victoria a ninguno de los tres, por lo que están obligados a hacer campañas de fondo.

En el supuesto de que el PRI pierda esa entidad, lugar donde mantiene una sólida estructura electoral, prácticamente estaría fuera de la contienda presidencial, de ese tamaño es su riesgo. Tanto el PAN como MORENA, casi en cualquier escenario obtienen beneficios, si alguna de las candidatas gana, el partido que representan sale muy fortalecido hacia el 2018, en el peor de los casos, la campaña les permitirá construir una fuerte y necesaria estructura para el próximo año.

El reto para los partidos de oposición es tener la capacidad de ciudadanizar el proceso electoral del Estado de México, llegar a la conciencia de la gente y propiciar condiciones para que más allá del voto duro, los electores se motiven lo suficiente para acudir a las urnas.

Por otra parte, existe la creencia de que si gana MORENA se perfilaría López Obrador como virtual presidente, tesis que no comparto, pues lo mismo puede ocurrir con el PAN si es Josefina quien obtiene el triunfo, sin embargo, eso no es en automático, persistirán fuerzas sobre todo si es una elección cerrada, que en su momento van a operar de una u otra forma.

En esas condiciones quien gana o pierde para tener o no su pase a la liguilla es el PRI, quien se encuentra arrinconado entre las cuerdas, eso implica que intentará salir a como dé lugar antes de quedar eliminado, no cabe duda, las cosas serán tan interesantes como en la película los juegos del hambre.

About Redaccion El Heraldo SLP