Don't Miss

Pápulas perladas en el pene, no son lo que parecen

By on 20 noviembre, 2015

Las pápulas perladas o hirsuties papillaris genitalis, como se les conoce científicamente, son pequeñas protuberancias que aparecen en la corona del pene y escroto (bolsa de piel rugosa y delgada que cubre los testículos). Algunos hombres pueden asustarse al verlos y pensar que han sido afectados por una enfermedad de transmisión sexual; sin embargo, se trata de condición benigna que se caracteriza por:
Pequeñas protuberancias redondeadas que van de 1 a 3 mm de tamaño.
Estos «granitos en el pene» pueden tener color blanco, amarillo o crema. Aparecen en forma de anillo en una o varias filas rodeando la corona del pene. También pueden presentarse en el cuello del pene y la capa interna del prepucio (repliegue móvil de la piel del pene que cubre el glande). En realidad, las glándulas de Tyson no «aparecen», sino están presentes en todos los hombres desde el nacimiento; pero se desarrollan o «agrandan» en algunos. Usualmente este fenómeno fisiológico inofensivo se presenta entre los 20 y 30 años de edad, aunque también pueden ocurrir en la adolescencia. Hasta 48% de los hombres pueden presentar esta variación anatómica, con más frecuencia en varones no circuncidados. Cabe destacar que estas glándulas sebáceas producen esmegma, especie de macilla blanquecina que puede acumularse bajo el prepucio si no se es circunciso y se tiene poca higiene.
¿Las pápulas perladas son malas?
Muchos hombres jóvenes pueden sentir temor al observar por primera vez las pápulas perladas, esto puede hacerlos pensar que se tratan de una enfermedad o llevarlos a tomar medidas que los dañen. Por ello, es importante corregir los conceptos erróneos acerca de las glándulas de Tyson:
No son enfermedades de transmisión sexual. No son contagiosas, no tienen que ver con la higiene y no son causadas por la actividad sexual. Sin embargo, algunos hombres pueden confundirlas con condilomas, es decir, lesiones ocasionadas por el virus del papiloma humano (VPH).
Si buscas cómo diferenciar las pápulas perladas del VPH ten en cuenta que los condilomas suelen ser grisáceos, escamosos y similares a una coliflor.
En cualquier caso, si sospechas un contagio de VPH es necesario visitar al urólogo para que realice un diagnóstico diferencial y, si es preciso, una biopsia. Los remedios caseros para las pápulas perladas no son eficaces. Ningún remedio puede remover o hacer que desaparezca la corona perlada del glande, de hecho, estos pueden ser dolorosos, dañinos y resultar en lesiones en el pene que necesiten atención médica de urgencia. Hacerlas estallar no las harán desaparecer. Las pápulas perladas del pene no son granos, si se presionan con fuerza para hacerlas estallar causarán dolor y heridas que pondrán en riesgo de infecciones.
Desaparecen con el tiempo. Aunque se cree que las pápulas perladas se quitan solas, se trata de una característica física que persiste a lo largo de toda la vida. Sin embargo, en algunos casos su visibilidad se reduce conforme avanza la edad. Hay que señalar que ocasiones se presenta lo que parecen ser pápulas perladas en el escroto u otras zonas de la piel de los genitales. Se trata de manchas de Fordyce, un tipo de glándulas sebáceas similares a granitos indoloros, que también son totalmente normales y benignas. Los granos de Fordcyde se presentan en labios, mucosa de la boca, pene, escroto y vulva.
Tratamiento de las pápulas perladas
Las pápulas perladas son una cuestión meramente estética que no necesita de atención médica; pero ya que pueden causar vergüenza sobre la apariencia del pene cuando son demasiado notorias, llevan a algunos hombres a buscar tratamientos para aminorarlas o removerlas.

En estos casos, el único tratamiento de las pápulas perladas seguro y eficaz lo proporcionará el médico. Algunas de las opciones disponibles que puedes plantearte tu profesional de la salud son la circuncisión, así como «quemarlas» mediante crioterapia (método para supercongelar tejido con el fin de destruirlo) y electrofulguración (procedimiento que usa el calor de la corriente eléctrica para destruir tejido).

También hay que recordar que las glándulas de Tyson no causan daño alguno y que muchos hombres las mantienen durante toda su vida sin que afecte sus relaciones sexuales. No obstante, si tú o tu pareja necesitan más aclaraciones sobre esta característica física, acudan al médico, ¡que no te dé pena!

About Redaccion El Heraldo SLP