Don't Miss

Cae el último de la dinastía de los Carrillo Fuentes

By on 10 octubre, 2014

Con el cabello a ras, entrecano, ataviado con una camisa y un pantalón de mezclilla, uno de los narcotraficantes más buscados en México y Estados Unidos fue capturado en un puesto de revisión de Torreón, Coahuila, sin un disparo, lejos de sus grupos del sicariato que contribuyeron a que continuara una leyenda criminal formada alrededor de su nombre.

Vicente Carrillo FuentesEl Viceroy, el líder del cártel de Juárez, cuya cabeza tenía como precio 5 millones de dólares en Estados Unidos, fue aprehendido a partir de un seguimiento detallado a su entorno, incluyendo los estados de Chihuahua y Coahuila, que permitieron al gobierno federal ubicar diversos domicilios que visitaba de manera discreta, además de que se identificó un vehículo en el que se transportaba.

Aunque ya tiene sucesor. Reportes de inteligencia de la Procuraduría General de la República (PGR) dan cuenta que el segundo hombre en importancia en la estructura del cártel de Juárez, es Juan Pablo Ledezma, alias el JL.

Este hombre que tiene su centro de operaciones en Chihuahua, desde 2009 fue identificado por el gobierno federal como el lugarteniente de Vicente Carrillo, al punto que él estaba encargado de garantizar la seguridad y protección del capo.

Ledezma se convirtió en el jefe del grupo de sicarios de La Línea, el brazo armado del cártel, por lo que incluso existe una recompensa de 15 millones de pesos por su captura.

BAJO PERFIL. Como producto de trabajos de inteligencia, fuerzas federales, encabezadas por la Policía Federal, detuvieron en un punto de revisión en Torreón, Coahuila, a Carrillo Fuentes, uno de los 122 objetivos de la estrategia de seguridad del gobierno federal, informó Monte Alejandro Rubido, comisionado Nacional de Seguridad.

“Vicente Carrillo está relacionado con diversas averiguaciones previas y le han sido giradas cinco órdenes de aprehensión por delitos de delincuencia organizada y contra la salud”, detalló el comisionado en la presentación a los medios de comunicación en el hangar de la Procuraduría General de la República (PGR).

El gobierno ofrecía desde marzo de 2009 una recompensa de 30 millones de pesos por El Viceroy; mientras que el programa de recompensas antinarcoticos del gobierno de Estados Unidos ofrecía 5 millones de dólares por información que condujera a su captura, agregó el funcionario.

“La organización delincuencial que encabezaba hasta el día de hoy (ayer) promovió en el estado de Chihuahua el fortalecimiento de diversos grupos que convirtieron en su momento a Juárez en una de las ciudades consideradas más violentas en el mundo lo que derivó en cientos de muertes”, precisó.

La detención de Vicente Carrillo, explicó, fue producto de un seguimiento detallado a su entorno incluyendo los estados de Chihuahua y Coahuila, siendo en la ciudad de Torreón donde se ubicaron diversos domicilios que visitaba de manera discreta.

Ayer se estableció un discreto operativo en un punto de revisión en una calle de la colonia Nueva San Isidro en Torreón, Coahuila, lugar donde el capo se identificó con una licencia de conducir falsa a nombre de Jorge Sánchez Mejía, pero al ser descubierto admitió su real identidad.

“La detención se efectuó sin ningún acto de violencia y sin necesidad de realizar un solo disparo. Junto con Vicente Carrillo se detuvo a una persona que se identificó con el nombre de Jesús Dimas Contreras Sánchez, quien presuntamente realizaba funciones de escolta”, detalló el comisionado.

A los dos detenidos se les aseguraron dos vehículos, un arma corta, un arma larga, equipo de comunicación y documentación diversa, todo lo cual se encuentra a disposición del Ministerio Público de la Federación, indicó.

Por su parte, Jesús Murillo Karam, titular de la PGR, felicitó ampliamente a la Policía Federal por la investigación detallada de largo plazo que permitió la captura de Vicente Carrillo, quien además era uno de los principales delincuentes a los que la justicia mexicana tenía que detener”.

ALEGA INOCENCIA. El Viceroy, de 51 años de edad, quien vestía pantalón de mezclilla, camisa azul con blanco de manga corta, cabello corto y entrecano, obeso, al momento de su detención, fue custodiado por elementos de la Policía Federal y sometido a exámenes médicos tras su arribo a la ciudad de México en un jet Lear, en el que también fue transportado su escolta.

Al final de la presentación, ambos detenidos fueron trasladados a las instalaciones de la SEIDO, para rendir declaración ministerial en torno a las operaciones criminales que se le atribuyen al histórico capo.

Sin embargo, antes de que compareciera ante la representación social, en el hangar de la PGR Vicente Carrillo hizo sus primeras declaraciones ante Tomás Zerón de Lucio, el director en jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), según reveló un video que la dependencia entregó a medios de comunicación, que dio cuenta de la conversación. Aunque ésta podría no tener valor probatorio, si no se rindió ante el Ministerio Público.

Ante el mando policiaco, uno de los narcotraficantes más buscados, aceptó que desde los 21 años formó parte del grupo de sicariato de La Línea, el brazo operativo del cártel de Juárez.

No obstante dejó en claro que nunca ha matado a nadie, ni ha ordenado que maten a alguien o le disparen; se deslindó así de todos los crímenes que se le atribuyeron como el líder de una de las organizaciones más poderosas y peligrosas del país, que llegó a tener influencia en más de 21 estados del territorio nacional y extendió su influencia en países de América Latina.

Carrillo Fuentes dijo en esta grabación ante la AIC, que viajaba por tierra cada tres meses a la ciudad de México para recibir rehabilitación tras una cirugía de espalda que le fue realizada tras caerse de un caballo. Lo que presuntamente hablaría de un narcotraficante disminuido, debido a sus padecimientos, indicaron autoridades federales, quienes señalaron que a pesar de esta declaración, él mantenía el control del cártel.

El capo incluso habló de su vida sentimental, y aseguró que era novio de la hermana del hombre con el que fue detenido, a quien deslindó de toda responsabilidad o de pertenecer al cártel de Juárez, aunque las autoridades lo presentaron como supuesto escolta del narcotraficante.

DEA APLAUDE CAPTURA. Aun antes de que el gobierno mexicano ofreciera la conferencia en la que se confirmó la aprehensión del presunto capo, la Agencia Antidrogas (DEA) de Estados Unidos felicitó al gobierno de México por el arresto de Carrillo Fuentes, uno de los narcotraficantes más buscados, afirmó Michele M. Leonhart, administradora de la DEA.

En una declaración sobre la detención de Carrillo Fuentes, la funcionaria agregó: “Fue el líder del cartel de Juárez y facilitó la muerte y violencia en México; mientras fomentó la adicción en Estados Unidos y alrededor del mundo”. Y destacó: “Una vez más nuestros valientes compañeros en México deberían ser laureados por sus esfuerzos”.

Esta es la segunda captura relevante de un narcotraficante mexicano en menos de dos semanas, El 1 de octubre fue capturado Héctor Beltrán Leyva, El H, en Guanajuato.

 

 

About Redaccion El Heraldo SLP